Opinión

La odisea en Muface Salamanca

Mi tía, viuda y sin  hijos, tiene 89 años, es mutualista de MUFACE (Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado) y reside en una localidad cercana  a Salamanca. Yo soy el familiar más próximo y la asisto habitualmente en tareas que para ella ofrecen especial dificultad y no requieren su presencia, como procurarse mensualmente la medicación indicada para enfermedades crónicas típicas de su edad.

La receta médica de uno de sus medicamentos requiere el  “visto bueno” (visado) de alguna autoridad superior y tenemos que llevarla a  la oficina de MUFACE  de  Salamanca para ser sellada antes de su dispensación en la farmacia.

Desde que se impuso el estado de alarma por la COVID19 a mediados de marzo se suprimió el trámite del visado, y así en los meses de abril, mayo y junio nos ahorramos el desplazamiento a la ciudad. El día 30-junio pido cita con la Médica de Familia para renovar  la medicación habitual y con las recetas emitidas el día 3-julio voy a la farmacia para su dispensación; aquí me informan que la receta del medicamento en cuestión debe volver a pasar por el trámite del visado, pero ahora con la “nueva normalidad” tengo que pedir cita  para que me atiendan en la oficina de MUFACE.

Después de hacer  5 ó 6 llamadas telefónicas infructuosas (a pesar de que ninguna señal acústica me indicaba que el teléfono estuviera ocupado), decido comunicarme por e-mail con la dirección indicada en la web de MUFACE. Como tampoco se me respondió al correo, el día 6 llamamos de nuevo y obtenemos cita para el día 9.

Entretanto, mi tía terminó esa medicación  -que por nada debe suspender- y pidió a la farmacia que se la adelantara hasta que pudiéramos llevar la receta visada.

El funcionario de la oficina me explica que no puede formalizar el visado de la receta porque la prescripción ha caducado a mediados de abril -en pleno estado de alarma- y tengo que presentar un informe médico para renovarla. Vuelvo casa  y solicito nueva cita con la Médica de Familia para pedirle dicho informe; me dan consulta para el día 14; pero, oh sorpresa, el día anterior me llaman para aplazar la consulta  al día 16.

Mi tía, acosada  por el remordimiento de su deuda con la farmacia, decide ir a abonar el importe total del medicamento (84 €).

Obtenido el informe preceptivo y dos recetas del medicamento a visar –la emitida el día 3 ya había caducado- el día 16 pido de nuevo cita para pasar por la oficina de MUFACE.  La persona que atiende la llamada me pregunta al cabo de unos momentos de silencio si las recetas están fechadas; lo que me hace sospechar que tenía dificultad para darme una cita próxima, que se concretó para el día 20-julio. Nuevo desplazamiento a Salamanca, 25 minutos de espera,…y superado por fin el trámite del visado.

Han pasado 20 días desde que inicié las gestiones para conseguir la dispensación con receta de un  medicamento sujeto a visado de MUFACE.

Me pregunto: ¿Si durante el estado de alarma por la pandemia de  la COVID-19  me han dispensado directamente en farmacia  ese  medicamento sin visado incluso habiendo caducado  el preceptivo informe médico,  por qué razón ahora vuelve a ser necesario el trámite del visado?.  Si para realizar este trámite en ningún momento se requiere la participación del propio paciente –es decir, el trámite es puramente burocrático- , ¿no es abusivo que se utilice a éste como mero portador de documentos entre el consultorio médico, la oficina de MUFACE  y la farmacia.

— oOo —


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Con la excusa de la pandemia, no se trabaja ni en los centros de salud, ni oficinas de MUFACE, ni otros sitios donde la excusa de la cita previa hace q la gente desista desesperada. Debemos exigir atención presencial ya. Fui a MUFACE a solicitar prestacion para gafas y me dijeron si ve es jubilada la atendemos para octubre, así q me temo las colas en ese mes. Por cierto en ese momento en la oficina estábamos una funcionaría y yo. Porque no pudo tramitarlo en el momento??? La respuesta es la que ve está pensando. Un saludo.

    1. Las ayudas de gafas y dientes se pueden presentar electrónicamente en cualquier momento . Los ciudadanos tenemos la obligación de relacionarnos con la administración de forma electrónica. Es cierto que la gente mayor nos cuesta más por eso nos daña opción de hacerlo en papel en los meses de octubre y marzo. No creo que sea mucha gente porque muchos jubilados lo hacemos electrónicamente. Además si pedimos cita no tendremos colas

  2. Los informes médicos que caducaron durante el estado de alarma se prorroga hasta el 31de agosto si hay problemas para obtener un nuevo informe. El visado no es solo burocracia. Lo revisa un inspector médico que valora si la medicación se ajusta o entra con visado. El visado es para financiar una parte del precio por muface. Pero si se puede comprar la medicación en farmacia. Lo único que muface no financia toda la medicación solo la que cumple unos requisitos. Por ejemplo los sustitutos del sintrom (pradaxa, eliquis etc) solamente se recetan en casos que no es posible el sintrom porhemorragias o por que no se da controlado el nivel de rh de la sangre. Pero a veces los médicos los recetan con mucha facilidad porque no hay que controlarlos como el caso delsintrom.

Deja un comentario

Botón volver arriba