Opinión

Una inspiración para cada día

 

Yoga lectura para la columna de este martes, bienvenido. Esta vez es una declaración de amor para los libros que duran todo el año, toda la vida. Son libros que no son solo para el verano como el que me estoy leyendo ahora (novela policiaca por cierto), son libros que siempre puedes volver a leer.

El libro de hoy no habla en exclusividad de yoga en concreto pero es muy yogui, se titula Una inspiración para cada día del escritor canadiense Robin S. Sharma. Tal vez el nombre del autor te suena y no acabas de encajar de qué te suena. Pues de su gran bestseller “El monje que vendió su Ferrari”, un libro que por supuesto se merece una columna en otra ocasión.

El autor es un renombrado escritor con varios libros publicados internacionalmente, y es además muy reconocido como experto en liderazgo y desarrollo personal.

Una inspiración para cada día es un libro especial que cayó en mis manos hace ya unos cuantos años, el cual me regaló mi gran amiga yoguini, a la que le lanzo un bonito guiño. Este año otra bonita alumna (¡saludito!) me preguntó por un libro y se lo recomendé, después me inspiré para escribir la columna de esta semana.

El libro es tal cual como el título indica: una inspiración para cada día del año. Es decir, una idea con la que reflexionar cada día, aunque alguna es para estar con ella mucho más tiempo. Es muy bonito, ya que cada día tienes la ilusión de ver qué encontrarás en el día de hoy. Por eso te decía que es un libro que dura todo el año, y toda la vida, porque puedes volver a abrirlo cualquier día del año que viene, o dentro de cinco.

En este libro Robin S. Sharma nos deleita con un pensamiento para cada día del año, un pequeño párrafo lleno de grandeza. Nos ofrece ideas para una vida más satisfactoria. Y como todos necesitamos inspirarnos a diario nos brinda un calendario perpetuo de fácil lectura. Nos da su iluminación para los momentos duros de la vida y también para saborear los buenos y agradables momentos de esta.

Para muestra un botón del pasado mes, una que a mí me funciona:

30 de julio

Cuando pasas por un mal momento sientes el impulso de dejarte llevar. Cuando te enfrentes a la adversidad, ten la disciplina suficiente para mantener tu rutina. Levántate temprano. Dedícate a meditar. Come muy bien. Haz ejercicio. Pasa tiempo en la naturaleza y asegúrate de hacer todo lo posible para mantener en buen funcionamiento tus cuatro dimensiones esenciales: la mente, el cuerpo, el corazón y el espíritu”

Así que si te apetece empezar cada jornada con una reflexión especial, este es tu libro. Que tengas un día y cuides tu energía. PD: Tienes nuevos vídeos aquí:

Ganesha Salamanca


Deja un comentario

Botón volver arriba