Opinión

Comienzo de Curso 20/21 con seguridad, Castilla y León

 

Ante la excepcionalidad de los tiempos que corren, y ante la inminente vuelta a las aulas el próximo mes de septiembre, somos muchas las familias que consideramos que se podrían vulnerar derechos
fundamentales de los alumnos, sus familias y del personal de los centros educativos, si no se modifican los criterios actuales, reflejados en el Protocolo de prevención y organización del regreso a la actividad lectiva, adoptados en el Acuerdo 29/2020 de 16 de junio, de la Junta de Castilla y León.

El derecho a la Educación, es un derecho fundamental, reflejado en la Constitución Española, artículo 27.1. Pero nuestra Constitución, también establece, en el artículo 15, que todos los ciudadanos tienen derecho a la vida, y a la integridad física. Del mismo modo lo refleja la Ley 10/2010 de 27 de septiembre, Ley de Salud Pública de Castilla y León. Consideramos, que el Acuerdo 29/2020, no cumple con el requisito de garantizar ni preservar el derecho fundamental de los ciudadanos a proteger su integridad física.

Nos encontramos ante una pandemia global, declarada por la OMS. Cada día, las Autoridades Sanitarias, tanto nacionales, como autonómicas, emiten comunicados recordando a la ciudadanía las recomendaciones sanitarias necesarias para frenar la expansión del contagio de Covid-19. Higiene, distancia, mascarillas, evitar aglomeraciones y espacios cerrados, recomendaciones que parecen olvidarse cuando se trata de retomar la educación presencial de nuestros niños y jóvenes.

En marzo nos encontramos con una situación sobrevenida, y la repentina finalización de las clases presenciales, obligó a improvisar soluciones temporales. De las dificultades surgidas en los meses posteriores, y con la experiencia que sin duda se ha adquirido, recursos y experimentación, debería haberse trabajado. Lamentablemente, la sensación que nos queda en las familias, es que estos 6 meses han sido tiempo perdido, ya que la situación actual cada día se aproxima más al entorno que teníamos en febrero-marzo, y el protocolo que nos presentan no cambia sustancialmente el funcionamiento de los centros, no refleja la alternativa no presencial para quienes lo requieran o necesiten, no reduce ratios de alumnos, no hace referencia a los recursos humanos necesarios, ni a la habilitación de espacios para garantizar unas mínimas condiciones de seguridad.

Los diferentes responsables de Educación, aparecen en los medios, obcecados en la vuelta a las aulas de forma presencial, sin garantizar en ningún momento la seguridad y la salud de los miembros de la comunidad educativa, y sin dar alternativa a las familias que no desean que sus hijos vuelvan a clase en estas condiciones.

Para las madres y padres Castellanoleoneses, la Educación de sus hijos es primordial, pero ante todo, la prioridad es y será siempre la salud de sus hijos, y sus familias.

Es por ello, y ante el análisis del Protocolo establecido en el Acuerdo 29/20 que sigue a estas líneas, solicitamos ser tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones tan importantes, y que afectan en tal grado nuestra salud y nuestras vidas.

Pedimos alternativa no presencial para aquellas familias cuyas circunstancias permitan llevarla a cabo. Pedimos vuelta a las aulas realmente seguras para quienes por necesidad o decisión, sí requieran la educación presencial. Pero sobre todo, pedimos que se nos reconozca el derecho a decidir, ya que las circunstancias de cada familia son diferentes, y una decisión unilateral por parte de las autoridades en uno u otro sentido, suponen un agravio para todos aquellos que de poder elegir, no optarían por esa línea.

Análisis del Protocolo establecido en el Acuerdo 29/2020

Se habla de “grupos estables de convivencia”. En dichos grupos, no se utilizarían mascarillas, ni se mantendría la distancia de seguridad. Los llamados “grupos burbuja”. Esto supone un contacto directo, durante al menos 5 horas, con 20-25 personas no convivientes. En una familia con dos hijos, 40-50 personas habrán tenido contacto directo con ellos, cada día, a la hora de recogerlos en el centro escolar. Esto sin contar, con los posibles contactos en el programa de madrugadores, comedor escolar, transporte, etc.

Se habla de que en los niños, la Covid-19 cursa en la mayoría de los casos, de forma leve o incluso asintomática. En el caso de que uno de esos grupos burbuja de 20-25 personas, en el caso de una familia con un sólo descendiente, hubiera un contagiado asintomático, cuando alguno de sus contactos comenzara a desarrollar síntomas, posiblemente ya se hubiera extendido el contagio a todo el grupo, y por tanto, a todos los convivientes de los miembros de ese aula, profesores, y posibles contactos fuera del centro escolar. ¿Debemos por tanto aislarnos de todo nuestro entorno, en el mismo momento que uno de nuestros hijos ponga un pie en uno de estos grupos estables de convivencia? De qué sirve que insistan a niños de 3,4,5 y 6 años para que se laven las manos continuamente, si se van a hablar a menos de medio metro de distancia.Y qué va a pasar en estos grupos estables de convivencia, con los profesores de las especialidades

.Segundo idioma, música, psicomotricidad, religión, son asignaturas impartidas por diferentes profesionales especializados. Cuatro o cinco profesores diferentes, que evidentemente, no están sólo para ese grupo, sino para todo el centro en el caso de colegios de una línea. ¿Van a eliminar a dichos profesionales, con el consiguiente deterioro de la calidad de la enseñanza que reciben los niños? ¿Van a establecer el uso de mascarillas obligatorio para las clases con esos profesionales?

Quizá quien hizo el protocolo, no tuvo en cuenta, que las circunstancias en un aula con niños de 4 años, son muy diferentes a las de los alumnos de 15 años. La única solución aportada para “manejar” la dificultad de los más pequeños es liberarlos de mascarillas, y distancia. Una solución sorprendente, que pone a los niños que cursan Educación Infantil, y a los de Primer curso de Primaria, exactamente en el mismo punto que el día 13 de marzo, cuando pisaron el aula por última vez. Exceptuando, la recomendación que hace el protocolo, de retirar material compartido, juguetes, etc. A quien se le ha ocurrido esto, o no conoce el funcionamiento de un aula de
Educación Infantil, o no tiene ninguna relación con niños en esas edades.

Qué sucederá con los alumnos considerados grupo de riesgo, por enfermedades previas etc, qué sucederá con los alumnos que conviven con personas que se encuentran en uno de estos grupos de riesgo. Son preguntas, que a falta de un mes para el comienzo de las clases, siguen sin respuesta. Para los alumnos mayores de 6 años, sí se establece el uso obligatorio de mascarillas, y el mantenimiento de la distancia de seguridad. Teniendo en cuenta, que no se han reducido ratios, y los metros cuadrados de las aulas, siguen siendo los mismos, ¿Cómo se va a mantener la distancia? ¿Cómo van a utilizar mascarilla los alumnos con necesidades educativas especiales, y sus profesores? ¿Cómo por ejemplo van a trabajar los logopedas y profesores de apoyo en estas circunstancias?

En las aulas de institutos, donde existen asignaturas optativas y opcionales, que implican movimiento de alumnos en cada cambio de clase. ¿Cómo se van a producir estos traslados manteniendo las distancias en pasillos y escaleras, teniendo en cuenta las dimensiones de estas? ¿Quién va a desinfectar las aulas, pupitres, sillas, etc, utilizadas por los alumnos tras la clase? Si los desplazamientos son escalonados, ¿van a tener más horas lectivas para compensar el tiempo de espera?

Se insiste en el protocolo en la higiene. Higiene de manos con gel hidroalcohólico, sin más alternativa para todos aquellos alumnos que padezcan enfermedades de la piel, como por ejemplo la habitual dermatitis atópica.

Higiene en los aseos. ¿Se va a contratar personal de limpieza que higienice los baños después de cada uso? ¿Se va a contratar personal de vigilancia, que se asegure que uno y sólo uno entra en el baño?¿Cómo puede saber un profesor en un aula cerrado, cuándo dejar a un alumno ir al baño para que se lo encuentre desinfectado y libre? ¿O van a ser los alumnos quienes desinfecten dichos espacios? ¿Ese tiempo, entre que van al aseo y lo desinfectan, el profesor se va a esperar para seguir la clase?

El acceso a los Centros Educativos va a ser escalonado. ¿Qué alternativa van a dar a los padres que tienen varios hijos, si estos acceden al centro a diferentes horas? ¿Y que alternativa tienen a la hora de recogerlos?

Muchas familias, tenemos la sensación, de que la vuelta a las clases de forma obligatoriamente presencial, responde más a necesidades de conciliación, que a necesidades meramente educativas. Para aquellas familias, cuyos horarios laborales no permiten dejar y recoger a los alumnos, y tienen que recurrir a familiares que se hagan cargo de dichas tareas, o del cuidado de menores en horario no lectivo, tareas que recaen generalmente en los abuelos, que simplemente por su edad, ya forman parte de la población de riesgo, ¿qué alternativa ofrecen?

Cada inicio de curso escolar, nos encontramos con las habituales afecciones estacionales. Resfriados, gripes, gastroenteritis. Sintomatología en todos los casos, compatible con los síntomas de Covid-19. ¿Quién va a discernir si se trata de una gripe, una amigdalitis, un resfriado común, o Covid? Van a aislar y analizar a todo el grupo cada vez que un alumno presente síntomas compatibles? ¿Van a mandar 15 días a sus casas a todos los alumnos cada vez que alguien presente síntomas? ¿Qué va a pasar entonces con la conciliación?

No sería más lógico, que ofrecieran desde comienzo de curso, una alternativa no presencial, para todas aquellas familias cuyas circunstancias permitan llevarlo a cabo. Con ello se conseguiría reducir las ratios, aumentando la posibilidad de mantener la distancia en Primaria y Secundaria, y reduciendo considerablemente los contactos directos entre los grupos estables de convivencia de Educación Infantil.

Las familias, no queremos desescolarizar a nuestros hijos. No queremos perder la plaza en el colegio que hemos elegido en el caso de Educación Infantil y Bachillerato. No queremos que nuestros hijos pierdan un año sin educación. Simplemente pretendemos que la vuelta a las aulas se haga en condiciones seguras, para ellos, y para el resto de la sociedad.

El número de contactos directos que tendrán los alumnos, una vez comenzadas las clases, aumentará exponencialmente cada día que pase. Correr el riesgo de un brote de Covid-19 en un colegio, supone poner en riesgo gravemente la Salud Pública.

En todos los Organismos Oficiales, en bancos, en comercios, hay restricciones de aforo y medidas de seguridad. En la mayor parte de los Organismos Oficiales, es necesaria cita previa para ser atendido. Los Centros de Salud de la comunidad, no funcionan con normalidad. Es necesaria una consulta telefónica, para que el profesional decida si requieres atención presencial o no.

Vivimos tiempos, en los que la normalidad no existe. Salvo para la vuelta a clase, que pretenden que sea exacta a la del mes de marzo, pero con gel hidroalcohólico a granel repartido por los centros, y mascarillas, supongo que quirúrgicas o higiénicas, de las que los fabricantes advierten que unicamente proporcionan 4 horas de protección. Mínimo cinco horas, en un espacio cerrado, rodeados de no convivientes….

Queremos Educación de calidad, queremos seguridad real, queremos alternativa. Queremos decidir

Por: La plataforma DERPA.

 


8 comentarios

  1. Hola buenas, me parece muy buena idea lo que proponéis, por eso quiero deciros que contáis con muchísima gente gitana en valladolid. Si hay que firmar o hacer una manifestación, contáis con nosotros. Prefiero que mis hijas estudien desde casa y no que por ir obligadas al cole con esta pandemia, puedan contagiarse con el covid-19. Un año se cole se recupera, la vida no

  2. Donde puedo ponerme en contacto con ustedes para entre todos hacer fuerza y al menos poder elegir nosotros sobre nuestros hijos.

    Gracias.

  3. Me parece muy bien todo lo que decís,por que yo pienso igual…me gustaría saber teléfono o email de la plataforma por que tmb quiero estar en ella.

  4. Donde se puede contactar con ustedes?? No encuentro cómo hacerlo por internet y si estoy muy interesada en formar parte ya que me niego a la obligación de llevarlos al colegio ya que son niños con necesidades especiales y uno de ellos de riesgo y me quieren obligar a que vallan . Por favor dónde podemos contactar. gracias

  5. Me gustaría que me informaseis por favor, de la forma en que puedo contactar con vosotros, puesto que es necesario movilizarse ante esta situación tan caótica y peligrosa a la que nos están avocando la clase política, sin contar con los padres que son los que velamos por la salud y la educación de nuestros hijos.
    Es importantísimo organizarse y tomar medidas, para evitar males mayores e irremediables, por favor os ruego me indiqueis alguna forma de contacto.

  6. Estas plataformas se están haciendo muchas veces el agosto. He pertenecido a una en Canarias y de nada sirven, te mandas 5 escritos, que no esta ni la información del supuesto abogado, nada, solo creer en que ese escrito lo redacta un abogado y tú entregas eso al colegio, eso sí, te piden que no lo compartas con nadie. Para que el. Abogado te dé eso debes pagar antes de las 12 de la noche (¿?) 1€ y eso te da acceso a esa documentación. Tu estás pensando utqeque estas en una plataforma… No no, al tiempo te enteras que no es plataforma y que ese euro fue una donación… Que si no lo dabas no tenias oportunidad de hacerte con esos papeles para reenviar al cole…
    En Canarias se hacen llamar por una vuelta seguro… Pero de lo único seguro es que te sacan de los grupos cuando les da la gana y controlan todo lo que s e habla en ellos, si algún padre expone una duda serás atacado con todo, y al final serás eliminado.
    Y si me eliminas… ¿No me das mi euro?
    Pues no.. Claro, fue una donación.
    En resumidas cuentas, creo que existen plataformas y creo que existen aprovechados que nos toman el. Pelo como a tontos.
    Usted decide dónde quiere estar.

Deja un comentario

Botón volver arriba