De la sombra a la luzPortada

Los tres días que un rey pasó en Salamanca

Durante la visita real, la Universidad de Salamanca invistió Honoris Causa a Santa Teresa

 

Fue en septiembre, pero de hace 98 años, cuando la comisión preparatoria de la visita real se reunió por primera vez. El calendario señalaba que era un 22 de septiembre de 1922

La reunión la presidió el obispo y acudieron representantes de todas las instituciones. Para el séquito real se dispusieron hasta diez carrueajes.

El Rey Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia pasarían tres días de visita oficial en Salamanca y para que la pareja real no se aburriera, los salmantinos le prepararon corrida de toros, exposición de ganado o una función en el Teatro Bretón, entre otros actos.

Por fin, el 6 de octubre de 1922 llegaron los reyes a Salamanca en un tren especial. “Fueron a recibirlos a la estación el obispo, el capitán general, el gobernador civil y todas las corporaciones con sus presidentes a la cabeza. Entre ellas estaba Rafael González Cobos, presidente de la Diputación y Teresa Maldonado de Huertado de Mendoza, presidenta de Damas de Salamanca”, escribe Jesús Málaga en su libro Historia cotidiana en la Salamanca del siglo XX -1898-1923- 

Los reyes, Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

Al llegar el tren, la banda de La Victoria interpretó la Marcha Real. “Al poner el pie en suelo salmantino fueron ovacionados por el público asistente. Detrás de los reyes estaba el presidente del Consejo de Ministros, José Sánchez Guerra», recuerda Málaga.

La primera parada de los reyes fue en la Catedral y de la estación al templo fueron escoltados por charros a caballo. La Universidad fue la tercera parada de la primera jornada real. “Entraron por la puerta de Anaya. En el Paranifo, el rector pronunció un discurso de bienvenida, acto seguido Santa Teresa fue investida Doctora Honoris Causa. Alfonso XIII cerró el acto donde hizo referencia el pasado glorioso de la Universidad de Salamanca”, escribe Jesús Málaga.

La cuarta parada fue en el Ayuntamiento y de ahí a los toros. Los monarcas acudieron a ver una corrida, donde se lidiaban toros de ganaderías salmantinas.

En su visita a la Diputación, el rey tuvo que escuchar una petición: Zamora y Salamanca pidieron la tramitación urgente de las obras de los saltos del Duero.

La primera jornada de los reyes concluyó con una obra de teatro en El Bretón.

Para la segunda jornada, la organización tenía preparada para la reina Victoria Eugenia una visita a la Posta Sanitaria de la Cruz Roja Salmantina y Alfonso XIII vería la Biblioteca de la Universidad.

La última jornada, la pareja real acudió a Alba de Tornes, donde impusieron el birrete de doctora a la imagen de la Santa en la iglesia de las Madres Carmelitas Descalzas, y después de almorzar regresaron a Madrid.

Regalos

De la visita de Alfonso XIII a Salamanca no queda nada, porque aunque se propuso dar el nombre de la Plaza Mayor al monarca y el de la reina Victoria Eugenia a la plaza del Obispo, esto no se llevo a cabo nunca. Solo quedó una placa en el hall del Ayuntamiento donde se hacía mención a la visita real, pero en la actualidad no se encuentra expuesta.

La reina Victoria Eugenai vestida de Charra.

El Ayuntamiento y la Diputación Salamanca regalaron a la reina Victoria Eugenia un traje charro, el gobernador civil, la cruz y el collar y desde las administraciones locales pidieron a las señoras de Salamanca que donaran joyas. Por su parte, al rey Alfonso XIII lo obsequiaron con dos trajes de montaraz.

Otras visitas reales

No fueron los únicos miembros de la Familia Real que estuvieron en Salamanca, también lo hicieron la hermana de Alfonso XIII infantas Teresa de Borbón, y su tía abuela,  Paz de Borbón, hija de la reina Isabel II. Así como la Infanta Isabel de Borbón, conocida popularmente como La Chata, la hija primogénita de la reina Isabel II y Francisco de Asís de Borbón.

Bibliografía: 

Historia cotidiana en la Salamanca del siglo XX -1898-1923- , de Jesús Málaga

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba