Local

Señor alcalde… lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta

 

Por. Lira Félix Baz

Hace más de dos semanas que llegó el grueso de los estudiantes y ahora nos lamentamos. Los hemos visto abarrotar terrazas y ver coches de la Policía mirando al tren, cumpliendo órdenes de que la fiesta debía continuar. El sector de la hostelería era el más importante de la ciudad. No hay más fuente de ingresos.

De hecho, Salamanca será una de las pocas ciudades en las que un edil se proclama así mismo concejal de la hostelería y dice que su sueldo lo pagan los hosteleros (60.000 euros al año). Sin pensar por un instante, que la mayor fuente de ingresos que tiene esta ciudad es la Universidad, por el número de estudiantes que llega cada año, que dan color y sabor, por el número de puestos de trabajo que ofrece y por los pisos, supermercados, tiendas de barrio y bares que viven de ellos.

Quizá por ello, el único representante legal que ha alzado la voz desde el principio y ha sido consecuente con sus palabras, haya sido el rector, Ricardo Rivero. No ha dudado, ni le ha temblado la voz, ni la mano en decir que los estudiantes que no tuvieran conductas apropiadas a los tiempos que vivimos, serían expedientados o expulsados. Y, así ha sido.

En cambio, el alcalde, ahora, después de permitir los excesos que ha tolerado, después de escuchar las barbaridades que ha soltado su concejal de ‘tabernas’, viene ahora a hacer un llamamiento “a toda la sociedad salmantina” para que lleve a cabo “el cumplimiento estricto de todas las medidas higiénicas de uso de mascarilla, distancia de seguridad e higiene de manos”, así como “el cumplimiento de aforos y medidas ya establecidos para todos”.

Por favor, creo que el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, acaba de despertar del letargo en el que ha estado sumido durante toda la pandemia. La ciudadanía entera conoce al dedillo esas normas.

Si el rector ha sido ejemplar, incluso con el confinamiento voluntario por haber dado positivo un familiar con el que ni siquiera ha tenido contacto, al alcalde de Salamanca parece que sigue al pie de la letra el refrán: ‘Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta’.

Además, el alcalde de Salamanca realiza ahora un “llamamiento particular” a los jóvenes de entre 15 y 29 años residentes en la capital salmantina porque “se ha detectado un pico en la incidencia en esta franja de población”, así como “un aumento de las hospitalizaciones”, por lo que consideró que “estos jóvenes deben tener cuidado particularmente porque se ha disparado la incidencia en esta franja de edad”. Ahora le ha visto las orejas al coronavirus, porque hasta este momento las fauces que lo atacaban, vete tú a saber por qué, llegaban por la vía de la barra libre.

Le pregunto al señor alcalde: ¿durante estas tres semanas que llevan por aquí los estudiantes no se ha dado una vuelta por la ciudad? ¿No ha sido capaz de decirle a sus policías que hagan cumplir la ley? ¿No ha visto las terrazas llenas sin medida? Para conocer Salamanca, hay que patearla y así quererla, respetarla y conocerla, aunque usted pertenezca al club de los 60.000€. Por cierto, el rector también dio ejemplo durante el confinamiento al ser el único que se bajó el sueldo. Ni usted, ni los otros cuatro concejales del Ayuntamiento que integran este selecto ‘club de los 60’ lo hicieron.

Los salmantinos de a pie no ganan ese sueldo todos los días y quizá para ellos y también para los hosteleros conviene que la ciudad de Salamanca, a la que usted representa, tenga de una vez cabeza, porque lleva siete meses que solo se le ha visto en fotografía.


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Pero no pasa nada, mientras ponga unos bancos donde sentarse (aunque estén llenos de cacas de pajaro) les seguiremos votando.
    Aunque los jóvenes se tengan que marchar por falta de oportunidades, tengan a nuestros nietos lejos de nosotros y pasemos la vejez solos, les seguiremos votando.
    Aunque, según la prensa, se gasten 19 millones (fondos europeos incluidos) en hacer unos huertos para que nos entretengamos,algo que no produce empleo que tanto se becesita, les seguiremos votando.
    Aunque llevemos 20 años para hacer un hospital en un sitio que no es el adecuado, y tiremos el antiguo dejando menos camas, les seguiremos votando…

Deja un comentario

Botón volver arriba