Opinión

Te deseo

 

Ya va siendo hora de bajar las persianas, invitar a los rezagados a abandonar el local y hacer caja. El garito está a punto de cerrar, hay que barrer, fregar, tirar la basura y apagar las luces antes de echar la llave y la reja. Hasta mañana amigos y desconocidos que habéis pasado por este negocio este año. Días mejores y peores, como casi siempre. No siempre gustó la música, no siempre las conversaciones fueron las mejores, a días salieron las cuentas, a días nos quedamos lejos de ellas.

De camino a la última cama de diciembre, con distinta emoción a la de la noche de aquella decimocuarta de febrero, por poner una al azar, quizá también con más alcohol y turrón, lo mismo se te pasa por la cabeza ponerte a desear deseos. Si resulta que es una tradición cierta la que dice que se cumplen, yo maldigo aquí y ahora a quien deseó más tiempo para estar en casa hace un año. Pudo hablar con sus jefes y discutir la opción del teletrabajo o ponerse a escribir cosas o montar un espacio de reflexión y creatividad crítica. Bueno, estos últimos no, ayudan casi nada a la despensa. Teletrabajo.

Lo de desear cosas… Qué te digo yo. Es genial y placentero durante la gestación del deseo y luego ya, ya. La construcción más ilusionante es la reflexiva. Deseo que me… Preparas acrílicos y pinceles y dejan de importar las manchas en las manos. Una vez listo el boceto solo queda esperar. Vale, de acuerdo, es verdad, para que el borrador no borre esa emocionantemente emocional sonrisa hay que tener un poco de paciencia. Como la de Job o así sería suficiente.

Por el lado contrario, cuando deseamos sin reflexividad, el montante es bien distinto. La fórmula es Sujeto + Deseo + infinitivo + Complemento. Yo deseo conocer + complemento. Yo deseo ir + complemento. Yo deseo estar + y punto.

Como aportación personal, procediendo con el barrido y fregado, el apagado de luces, el cierre de puertas por fuera y tirando la basura, me he dado cuenta del verbo más trascendente para mí. Para mi opinión, quiero acotar. Es básicamente lo que te llevo contando, buscando, proponiendo, hurgando, etc, todo el año. El verbo más más importante para utilizar a continuación del deseo. Ser. Deseo ser. Más, mucho más que tener, que ir, que conseguir, que intentar, que conocer… Deseo que seas.

Evidentemente, se puede ser de todo. Pero yo solo te deseo una cosa pequeña, tampoco nos conocemos tanto y desde luego, es mucho más lo que yo te digo a ti que lo que tú me cuentas a mi, permíteme por tanto la generalización.

Deseo que seas protagonista. Deseo que no seas figurante en ninguna película de ningún nadie. Deseo que escojas los papeles en los que enrolarte y que cuando participes de otros guiones sea haciendo un cameo, interpretándote a ti. Deseo que encuentres el punto a esa interpretación y que en el año que ya suena te presentes en plató sin pasar por vestuario ni maquillaje. Con tu ropa y tu cara guapa.

Te deseo bien. El 2021 me da exactamente igual. Es una caja con 365 huecos. Salud.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba