Cosas de la vida

El miedo a la onda expansiva de Ana Obregón

Las damas toman el mando en la Nochevieja y dan la bienvenida al nuevo año

 

Ana Obregón es mucha Obregón. Tanto es así que su onda expansiva ha causado furor. Hace unas semanas TVE anunció que ella sería, junto a Anne Igartiburu, la encargada de darle la bienvenida a 2021 y que no iría de negro, pero sí que optaba por un color que simbolizaba el luto en otras culturas.

Ese color de respeto es el blanco en países como China, Japón, India y otros orientales. Era difícil hacerle sombra a la reina. Ana Obregón y Anne Igartiburu son las protagonistas de la Nochevieja, con permiso de los vestidos –en este caso le quitó el mandil a su marido y lo cubrió con más de 16.308 cristales, con todos mis respetos por el modista- de Cristina Pedroche.

Anne Igartiburu y Ana Obregón.

El blanco, a excepción de Anne Igartiburu, que siempre va de rojo, ha sido el color elegido por Sandra Barneda, en Telecinco, y por Cristina Pedroche, en Antena 3 y por Ana Obregón en TVE. Quizá además del luto que representa en las culturas orientales, sea un homenaje al personal sanitario.

Como cada año, y ya van unos pocos, el vestido de Cristina Pedroche es lo más esperado. Éste no iba a ser diferente. Primero guardó el suspense con un ‘abrigo’ pomposo, que escondía el vestido ‘delantal’, que a punto estuvo de gastarle un ‘Sabrina’ –este guiño solo lo entenderán aquellos que pasan de los treinta- también fue una Nochevieja y la italiana eclipsó todo lo demás con su Boys Boys-

En Salamanca pensamos, por aquello de que Josie, que es el estilista que viste a Cristina Pedroche cada año, tomaría prestada alguna idea del Traje de Vistas que tanto le gustó cuando cocinó en La Alberca, quizá con mucha imaginación, podría ser por lo recargado que era su ‘delantal’ y el tocado del pelo, aunque era más de estilo goyesco.

La excepción al blanco la protagonizó Cristina Pardo, que prefirió un smoking negro, acorde con su estilo. Es decir, no puedo competir con los pibones de las otras cadenas, me enfundo un traje de corte bonito, paso desapercibida, pero he sido una de las que ha dado las campanadas, porque yo lo valgo sin ser, ni de lejos, chica L’Oreal.

Sandra Barneda y Christina Gálves.

Todas se emocionaron, pero la que lloró fue Ana Obregón, lógico, ha perdido un hijo, no de coronavirus, de cáncer, por eso pidió que se investigue para erradicar esta enfermedad de la que mueren, tuvo un lapsus, cuando dijo 300 personas al año, cuando quiso decir 300.000. Además del blanco, hubo otro denominador común entre todas las damas de la Nochevieja, el recuerdo a la pandemia, a los que no están y a que tengamos mucha salud en este 2021. Pues eso…


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba