fbpx
Más noticiasPortada

El rey emérito reconoce otro fraude de 4 millones

La fundación de un primo lejano le pagó vuelos privados por 8 millones hasta 2018 sin declararlos

El rey emérito acaba de pagar 4 millones de euros a la Agencia Tributaria para regularizar los más de 8 millones de euros que percibió durante varios años en vuelos pagados por una fundación de un primo lejano, según informa El País.

Esos vuelos se consideran pagos en especie y tributan por el IRPF, por lo que le correspondería una cuota de 4 millones que el emérito no abonó en su momento.

Al regularizar la tributación de esos impuestos que en su día defraudó antes de que Hacienda o la Fiscalía abrieran una investigación (algo que alguien debería explicar, porque se supo de la existencia de esos vuelos hace un año) no incurre en un delito de fraude fiscal.

El rey emérito, expatriado en Emiratos Árabes Unidos desde agosto, ya abonó el pasado 9 de diciembre al fisco 678.393 euros, correspondientes a una deuda tributaria de 2016 a 2018, cuando había abdicado y perdido la inviolabilidad, por el uso de tarjetas opacas.

Juan Carlos I recibió vuelos de una compañía de jet privados pagados hasta el 2018 por la fundación Zagatka, propiedad de su primo lejano Álvaro de Orleans, según señalan a EL PAÍS fuentes cercanas al caso.

El rey emérito tiene abiertas tres causas que aún no ha pedido archivar la fiscalía. Las comisiones por el ave a la Meca, el fraude de las tarjetas opacas y el presunto dinero negro depositado en Jersey.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba