LocalPortada

La gerente del PP de Salamanca siembra dudas sobre las primarias

Dice que el pago de las cuotas de los afiliados se hizo sin pasar por sus manos

La gerente del PP de Salamanca, María Isabel González Sánchez, ha sembrado nuevas dudas sobre el origen del dinero utilizado para pagar las cuotas de los afiliados para que pudieran votar en las primarias del partido en la que resultó elegido Mañueco como candidato a la presidencia regional del PP, como paso previo para ser candidato a la Junta.

 

González declaró el pasado 7 de mayo ante el juez que desconoce la existencia de las presuntas declaraciones juradas que habrían realizado 38 cargos y afiliados en las que aseguraban haber entregado dinero al partido para pagar las cuotas de los afiliados morosos para que pudieran votar en las primarias.

La gerente declaró ante el juez que ni le dieron cuenta de nada sobre aquellas declaraciones juradas ni procedió a la distribución del dinero ni conoce la identidad de los afiliados beneficiados y ha añadido algo más: que ella nunca habría aceptado dinero en efectivo, según informa infoLibre.

Los 38 que afirmaron bajo juramento haber entregado dinero en metálico para pagar las cuotas de esos afiliados reconocen que no lo llevaron al partido, sino que canalizaron ese dinero a través del grupo del PP en la Diputación, presidida por el también presidente del PP salmantino, Javier Iglesias, que ya declaró en su día como testigo, ofreciendo un testimonio incoherente y en el que también reconoció algo que acaba tumbando el argumento principal del PP en esta causa: que solo pagaron una deuda a terceros, versión que también asumieron en su día el juez y el fiscal.

El partido no ha accedido a explicar su versión sobre el origen y la entrega de unas donaciones efectuadas sin recibo que acredite su existencia. Las aportaciones con billetes en mano sumaron 17.350 euros mientras que otras realizadas mediante ingresos bancarios pero también de carácter incierto ascendieron a 23.655 euros.

Aunque el PP se aferra a que lo que se ha hecho es “pagar una deuda a terceros”, la versión de la gerente y la que los distintos testimonios acaban sacando a relucir, aunque sea sin querer, es que se ha pagado dinero en metálico al partido o a través del cajero de caja Rural de la Puerta de Zamora, lo que constituye una donación. Para ser el pago de una deuda a terceros, tendrían que haberle dado personalmente el dinero a los afiliados y que ellos pagaran las cuotas con esas cantidades.

La ley sobre financiación de los partidos prohíbe las donaciones en metálico y, además, que sean finalistas, o sea, que se le diga al partido para qué le dan ese dinero (en este caso para pagar las cutas de los afiliados morosos).

Entre los que realizaron un pago en metálico está el diputado José Antonio Bermúdez de Castro, que fue ponente de la ley de financiación de partidos, por lo que debería conocerla al dedillo.

Otro aspecto que compromete la estrategia del PP en este caso es que, al efectuar entregas dinerarias al partido con el objeto confeso de pagar cuotas de morosos, el donante deja en manos de la organización quién pasará a adquirir el derecho de voto y quién no en el proceso de primarias.

Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba