Cosas de la vida

«La realidad me pegó una bofetada»

 

Ana Obregón ha vivido un año muy duro. Ha enterrado a su hijo y a su madre. La presentadora y empresaria ha encontrado en las redes sociales un lugar donde verter sus sentimientos, miedos, angustias, ilusiones y sueños.

En esta ocasión, la artista comparte una bonita imagen de ella junto a su madre, fallecida hace unas semanas, y su hijo Aless, cuyo primer aniversario de su muerte fue a finales de mayo.

Ana Obregón escribía que se había despertado convencida de que estos tres últimos años de si vida habían sido una pesadilla. «Respiré profundamente llena de felicidad».

La presentadora agradecía al Universo de corazón por la suerte de hijo, padres, familia y amigos que tenia.

Y recordó cómo era su vida antes de perder a su hijo y su madre. «Esperé como siempre en mi cuarto tus buenos días dibujados en la sonrisa más bonita del mundo, lleno de salud y genialidad. Tenía infinitas ganas de achucharte por la maldita pesadilla que había tenido. Esperé la llamada de mi madre para ver si iba a comer con ellos como solía hacer casi todos los días cuando no trabajaba. Esperé……»

Pero, la realidad es tozuda y Ana Obregón termina: «La realidad me pego una bofetada. Me gustaría soñar esta noche que os tengo cogidos de la mano y no despertar nunca».

La revista Hola anuncia que Ana Obregón ya está en Mallorca, su refugio de verano, donde encontró el pasado año su refugio y donde ha querido encontrar de nuevo la paz.

 

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba