fbpx
LocalPortada

«Nos dijeron que la maleza era césped rústico»

La asociación de vecinos de Tejares enumera una a una las deficiencias que sufre el barrio y denuncia el abandono al que está sometido el barrio por el Ayuntamiento de Salamanca

Tejares se encuentra en el más absoluto abandono por parte del Ayuntamiento. Esta es la sensación que tienen los vecinos que imploran un mínimo de adecentado para su distrito y califican la gestión de García Carbayo como una «vergüenza». Los problemas que sufren son innumerables. Consideran que al alcalde lo único que le importa es el centro Histórico, no la periferia. En el mismo sentido, el líder de la oposición, José Luis Mateos: «Es una seña de identidad del PP. Exprime a los ciudadanos con impuestos pero solo cuidan las zonas donde reciben votos, hay que decirlo tajantemente»

Por: David García-Cervigón Romero de Ávila

La situación más grave son los solares abandonados donde crecen sin control auténticas selvas que amenazan las casas vecinas. Suponen un peligro por los incendios que pueden provocar. Algunas viviendas están rodeadas de bosques espontáneos. «El Ayuntamiento no informa de quiénes son sus propietarios ni les obliga a actuar, se lavan las manos», explica José Carlos Dorado, presidente de la asociación de vecinos de Tejares.

Abandono municipal en el barrio de Tejares, en Salamanca.
Abandono municipal en el barrio de Tejares, en Salamanca.

El Ayuntamiento de Salamanca ha gastado ingentes cantidades de dinero para mejorar los parques del barrio. Pero los habitantes de Tejares imploran un mínimo de mantenimiento tras cada actuación, porque todo vuelve a la misma situación pocas semanas después.

En el parque del Lazarillo de Tormes la hierba crece sin control. Desde la asociación de vecinos cuentan que «ya había una selva que había engullido el parque. Vinieron, colocaron entre la maleza las mesas y sillas para merenderos y se largaron». Desde el parque nace un puente que pretende dar acceso a la nueva ciudad deportiva que sigue sin construirse. Pero la entrada está repleta de vegetación que alcanza una altura superior a la de una persona.

Los contratiempos no acaban aquí: macetas con el logo de Tormes+ sin flores, carriles bici sin pintar, espacios verdes totalmente secos y parques para perros sin un mantenimiento mínimo. Otras son más peligrosas, como vegetación que invade la carretera. Y un sinfín de calamidades que Tejares está harta de sufrir.

Abandono municipal en el barrio de Tejares, en Salamanca.
Abandono municipal en el barrio de Tejares, en Salamanca.

«Mis impuestos valen como los del centro», dijo José Carlos Dorado. Desde la asociación de vecinos aseguran que «hay que decirles a los operarios lo que tienen que hacer. El Ayuntamiento toma decisiones unilaterales y lo que mejoran lo hacen mal. Para evadir responsabilidades te mienten para ver si cuela, como cuando dijeron que la maleza era “césped rústico”».

La conclusión de la asociación de vecinos de Tejares es que el Ayuntamiento no vigila a las empresas encargadas de adecentar el barrio y estas trabajan lo mínimo posible mientras cobran del erario de los salmantinos. «Habría que hacer un inventario de todo el barrio. Así podríamos saber las cosas que se estropean y exigir que el alcalde actué», manifestó José Carlos Dorado, presidente de la federación de vecinos de Tejares.

«El PP mira para otro lado»

A estas inquietudes ha respondido el portavoz del grupo municipal socialista de Salamanca, José Luis Mateos. Respecto a la falta de control a las empresas que trabajan para el Ayuntamiento, José Luis Mateos dijo que «es una realidad que se ha incrementado. En muchas ocasiones no se cumplen los contratos y el equipo del gobierno municipal del PP decide mirar para otro lado».

Desde el PSOE han ofrecido alternativas para solventar el problema. «Hemos propuesto un seguimiento por zonas sobre las prestaciones que deben cumplir las empresas concesionarias. Hay que fijar unos estándares mínimos de calidad y asegurar que se cumplen», explicó José Luis Mateos.

Abandono municipal en el barrio de Tejares, en Salamanca.
Abandono municipal en el barrio de Tejares, en Salamanca.

Para establecer los estándares de calidad, sugieren preguntar a los vecinos sobre las actuaciones de las empresas. «No es normal que entre los vecinos haya una unanimidad acerca del abandono que existe en las zonas comunes y públicas», dijo el portavoz del grupo socialista.

Coincide con la idea del presidente de la asociación de vecinos de Tejares. «Un inventario sería una buena medida para fijar los estándares mínimos de calidad. Pero la situación es tan surrealista que hay mobiliario y solares que son propiedades del Ayuntamiento que no constan en el inventario. Desde 1995 no lo han actualizado», manifestó José Luis Mateos.

Abandono municipal en el barrio de Tejares, en Salamanca.
Abandono municipal en el barrio de Tejares, en Salamanca.

El portavoz del PSOE también entiende la percepción de los vecinos respecto al uso de sus impuestos. «Es una seña de identidad del Partido Popular. Exprime a los ciudadanos con impuestos pero solo cuidan las zonas donde reciben votos, hay que decirlo tajantemente», concluyó José Luis Mateos.

Para lidiar con esta problemática, exigen que el dinero se destine de manera equitativa y especialmente en los barrios que arrastran una situación más desfavorecida.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Quizá lo mejor que le pudo pasar al exconcejal Llanos fue que se marchara condenado por un delito contra la seguridad vial, porque la bola de las contrataciones del Tormes + con fondos europeos cada vez es más grande, y a alguien le tiene que estallar en las manos, porque se está gastando sin control ni cabeza, en obras e infraestructuras que ya se sabe de antemano como van a acabar. Pasarelas vanguardistas que pasan a costar 600.000€ más, centros de interpretación de las obras municipales, norias que nadie visita y ya están comidas por la maleza, minihuertos tipo cementerio que durará lo que la moda, un vivero de emprendedores en un barrio con la mayor tasa de paro y el menor nivel formativo, una macrociudad deportiva que nadie quiere construir, una costosa lonja de intercambio de pimientos y lechugas.

Deja una respuesta

Botón volver arriba