fbpx
Castilla y León

La sexta ola no se frenará mientras siga al alza en el norte

Casado dice que las prohibiciones pueden generar “resistencia social”

La Junta de Castilla y León lanzará a mitad de semana la campaña “en positivo” para promover las medidas de protección “individual” frente al COVID-19, como acordaron el Ejecutivo y los sectores de la hostelería, el turismo y la cultura el pasado viernes, al considerar que solo con la vacunación no se logra un «riesgo cero». Ante la cercanía de la Navidad, esta iniciativa pretende concienciar a la población de que depende de cada uno frenar al coronavirus, con el uso de la mascarilla, la distancia social, la ventilación, el lavado de manos y la reducción de los encuentros sociales.

 

Ical.- La consejera de Sanidad, Verónica Casado, avanzó que en unos días se pondrá esta iniciativa para trasladar a la población la importancia de seguir cumpliendo con las medidas de prevención del COVID-19, porque argumentó que con la vacunación no se logra reducir la incidencia del virus, ya que remarcó las medidas individuales son “absolutamente clave”.

Por ello, Verónica Casado hizo un llamamiento a toda los ciudadanos para que sean “muy sensatos” y “muy respetuosos” y disminuyan sus contactos, así como que tengan en cuenta la importancia de mantener la distancia, de utilizar la mascarilla en interiores y en exteriores si hay aglomeraciones, así como de la ventilación de los espacios cerrados y el lavado de manos.

La consejera defendió que la administración y los medios de comunicación tienen una “labor fundamental” para que las personas hagan “bien las cosas”. Además, recordó que se siguen produciendo brotes sociales, pero también familiares, por lo que señaló que de nada sirve tomar medidas sobre determinados sectores, como la hostelería, si en los domicilios no se cumplen las recomendaciones.

De esta forma, la titular de Sanidad insistió en que el pasaporte COVID no es “una gran medida”, tras revisar las evidencias científicas, que recalcó si respaldan los beneficios de la vacunación, el uso de la mascarilla y otras medidas de protección. Además, indicó que puede tener efectos en lugares con bajos porcentajes de vacunación, pero no en Castilla y León.

Además, advirtió de que las prohibiciones y medidas negativas pueden generar “resistencia social” y provocar que haya más personas que decidan saltarse las indicaciones. Por ello, defendió la apuesta de la Junta por la campaña en “positivo”, que recalcó consiste en enviar mensajes a la población, también en colaboración con sectores como la hostelería, el turismo y la cultura, para que se cumplan las medidas sanitarias preventivas.

Sexta ola del norte

Admitió que la sexta ola del COVID-19 no ha alcanzado todavía la “meseta” en Castilla y León, como se había previsto hace unas semanas, y aseguró que no se frenará mientras siga al alza al norte de la Comunidad, así como en los países vecinos de Europa.

Casado, que participó en un acto en Valladolid, reconoció que la previsión hecha se basaba en que los datos de otras comunidades mostraban que la incidencia se frenaba, pero remarcó que la curva no ha llegado a la meseta todavía en Castilla y León, donde fuentes sanitarios precisaron que todavía no se ha registrado en las muestras secuenciadas ningún caso de la variante Ómicron, detectada en Sudáfrica y con presencia en España.

La titular de Sanidad insistió en que es “complejo” hacer previsiones sobre la evolución del coronavirus, que en este momento sigue avanzando y sitúa a los cinco indicadores epidemiológicos del ‘semáforo’ o documento de actuaciones de respuesta coordinada al COVID. Tanto la incidencia acumulada a 14 y siete días, también entre los mayores de 65 años, como la positividad se encuentran en riesgo “muy alto”.

Por el contrario, Casado destacó que los indicadores sanitarios, referidos a la ocupación hospitalaria y las tasas de ingresos, se encuentran, como las UCI en riesgo alto, pero “contenidos”, a su juicio gracias a la vacunación, que recalcó no evita el contagio, pero sí el riesgo de terminar en un hospital, en la UCI o de fallecer.

De esta forma, insistió en que su departamento apuesta por seguir vacunando así como en administrar la dosis de refuerzo a los mayores de 60 años, que recalcó son los que presentan una mayor vulnerabilidad, así como a los que están más expuestos, como los colectivos de sanitarios y sociosanitarios. También se sigue con los pinchazos con dosis de refuerzo a los vacunados con la monodosis de Janssen.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba