fbpx
Más noticias

Juan Carlos I recupera la amistad con un traficante de armas

Está en busca y captura por fraude fiscal

Abdul Rahman El Assir, un mercader de armas hispano-libanés, acompaña frecuentemente en la capital de Emiratos Árabes Unidos a Don Juan Carlos, según ha informado El País. El Assir está en busca y captura internacional después de no presentarse a un juicio en España por defraudar 14,7 millones a Hacienda.

La amistad entre El Assir y Juan Carlos, conocida desde hace años, se remonta a los años 80. “La relación se había enfriado, pero en la soledad de Abu Dabi se ha vuelto a fortalecer”, apunta alguien cercano al emérito. “Es una amistad de hace más de 30 años que nadie ha conseguido evitar”, explica otra fuente consultada. Uno de los testigos de los encuentros entre los dos hombres ha asegurado que El Assir estaría utilizando su amistad con el ex monarca como “escudo” por sus problemas judiciales.

Según ha trascendido, el comerciante de armas sería una de las compañías habituales de Don Juan Carlos en el complejo privado donde reside en Abu Dabi. Ante estas informaciones, desde Zarzuela han respondido que las actividades privadas de Juan Carlos ya no dependen de la Casa del Rey. Por su parte, el abogado del exrey, Javier Sánchez Junco, no ha querido hacer comentarios al respecto.

El hispano-libanés, de 71 años, es un conocido comerciante de armas internacional. Además, ha jugado un papel clave en las exportaciones militares españolas durante las últimas décadas. Desde el 4 de octubre de 2018 no había vuelto a haber rastro de él. Ese día iba a ser juzgado en la Audiencia Provincial de Madrid por un supuesto delito de fraude a Hacienda. Tras aplazar la vista en diferentes ocasiones y no presentarse, el tribunal dictó una orden de búsqueda y captura internacional. La Fiscalía solicita una condena de 8 años de prisión y un pago de 90 millones, entre la multa y la indemnización a Hacienda.

En España se le acusa de haber “omitido conscientemente” ganancias de más de 31 millones de euros. También ha tenido problemas judiciales en Francia, donde fue condenado en rebeldía por el Karachigate, un escándalo de corrupción y venta de armas a Pakistán. Por otra parte, en Suiza, según ha publicado Bergen Zeitung, debe 2,2 millones en impuestos.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba