fbpx
Opinión

Parar

Hola, yoguis, os escribo desde mi día 3 de confinamiento en positivo. Con un dolor de cabeza persistente pero ya sin fiebre. Esto último me permite escribir delante de esta pantalla pensando con más claridad. Y como muchos habréis pasado por aquí, supongo que empatizáis con lo que hoy voy a contaros, se refiere a la importancia de PARAR, así, con letras mayúsculas y en negrita.

La vida hoy en día va muy rápido, tenemos planes, tareas, actividades, mucho trabajo… y para cuando estamos libres, muchos descansamos haciendo, yendo a cenar a un restaurante, a escalar o a ver la película de moda… Todo esto está muy bien, pero tiene un mismo denominador común: HACER.

Vivimos en la era de la productividad, de hacer, de experimentar para sentirnos vivos… ¿Y qué ocurre cuando paramos? Ocurre la belleza (y la dificultad para algunos) del no hacer.

La práctica de yoga y meditación es precisamente eso: PARAR. Porque cada vez que desenrollas tu esterilla para practicar, siempre digo “abrimos un paréntesis” y después seguimos desde otro punto bien distinto.

Por qué es tan importante parar y hacer yoga:

  1. Porque es una manera de calmar.
  2. Porque es un modo de bajar el ritmo frenético.
  3. Porque es una oportunidad de ver todo lo que no quieres ver y lo que sí.
  4. Porque es un momento para aprender a no hacer.
  5. Porque es ideal al menos para intentar lo anterior.
  6. Porque puedes cultivar un buen hábito de silencio.
  7. Porque es una excelente forma de verte cara a cara, sin tapujos.
  8. Porque así puedes enfocarte con más claridad en lo importante.

Desde que practico yoga y meditación tengo más clara la dirección de mi brújula, hacia dónde me dirijo. A veces estamos tan inmersos en tanta eficiencia que nos olvidamos de nuestro propósito. Es necesaria una práctica de yoga constante para que exista esa conexión con nosotros mismos y un lugar de paz y silencio donde estar bien. Y desde donde continuar más conscientes y plenos.

Qué beneficios te da practicar yoga:

  • Te ayuda a respirar profundo y consciente en cualquier situación cotidiana.
  • Te enseña a entrenar tu mente, como entrenar a tu dragón.
  • Te enfoca en la serenidad y en acallar el discurso mental.
  • Mejora el sentir de quietud en mitad de lo cotidiano.
  • Experimentas vivir tiempo de calidad.
  • Mejoran las sensaciones en tu cuerpo y te hacen sentir bien.
  • Se aprende a observar y a veces hasta a dejar ir.

Y todo esto os lo cuenta una persona muy activa a la que el parar le resulta trabajoso, y me doy cuenta cada vez que lo hago y lo consigo, de los beneficios de no hacer.

Así que dile al mundo que se pare de vez en cuando, que tú te bajas para subirte a tu esterilla. Que tengas un buen día y cuides tu energía.

PD: Y si estás confinado como yo, mucho ánimo y que sea leve.

 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba