fbpx
Opinión

¿Conoces el role reversal?

Role Reversal es un término que utilizamos los psicólog@s para denominar un cambio de roles o funciones entre personas.

Por ejemplo, llamamos role reversal cuando un hijo cumple funciones de padre o adulto. Este es el ejemplo más común que solemos ver en consulta.

En algunas familias, se da el hecho de que los hijos han de hacerse cargo de los padres de muy diferentes maneras: porque éstos no cumplen con su función y están ausentes, porque juegan el papel de “amigos” de los hijos, o por el hecho de padecer algún tipo de enfermedad.

El caso, es que los niños, son extralimitados en sus funciones, cargados con una responsabilidad que no les pertenece. Este hecho, marcará sus vidas, de tal manera que serán adultos hiperresponsables y muy culpabilizados.

Los niños cuando adquieren estas funciones, no tienen herramientas ni saben cómo hacerlo, por lo que sienten que siempre lo están haciendo mal y en numerosas ocasiones que es su culpa que sus padres no estén bien.

Este cambio de roles es un tipo de negligencia en la infancia, ya que roba la infancia a los niños y les obliga a realizar acciones de adultos, pero sin serlo.

En consulta nos encontramos con adultos que nos relatan sus historias como cuidadores o con rol de padres, y tienden a repetir este patrón con sus parejas y amistades, es decir, suelen ser los que ocupan el lugar de cuidadores, olvidándose de ellos mismos y de su propio cuidado.

Además, cuando comenzamos a trabajar sobre su propio bienestar, sienten una tremenda culpa, ya que el entorno está acostumbrado a que esta persona realice ese rol, y cuando comienza a poner algún tipo de límite, suele ser señalado como egoísta.

En el caso de los padres que son “amigos” de sus hijos, vuelvo a repetir, es una negligencia. Los padres tienen unas obligaciones para con los menores, y los niños necesitan un adulto que les guíe, les proteja y les de afecto. Los amigos han de estar en el grupo de iguales.

Algunos pacientes relatan en consultan lo mal que lo pasan y la vergüenza que sienten cuando sus padres quieren salir de fiesta con ellos, o los ven en estado de embriaguez y han de cuidar de ellos.

Los niños han de ser niños, deben jugar, ir aprendiendo poco a poco con funciones adecuadas a su edad y no se les puede responsabilizar de nada del mundo de los adultos.

Si te interesa el tema o te sientes identificado, puedes consultarnos

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba