fbpx
Castilla y León

El incendio de la Sierra de la Culebra ocasionó 76 millones de pérdidas

La valoración incluye la producción en los sectores económicos vinculados al medio natural y los servicios de provisión, regulación y culturales

La Coordinadora Rural Zamora y la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales de la Universidad de Salamanca (Usal) estimaron que el incendio de la Sierra de la Culebra del mes de junio provocó 76,1 millones de pérdidas en servicios de ecosistemas. Ambas organizaciones participaron este miércoles en una jornada en Villanueva de Valrojo (Zamora) para poner cifras a estos beneficios y enfatizar las pérdidas del fuego forestal a través de un informe elaborado por la asociación y por la entidad académica.

“Cuando se deteriora el entorno natural perdemos todos. Perdemos todos, y lo hacemos en una dimensión mucho mayor de lo que creemos porque la naturaleza nos beneficia en múltiples aspectos. Unos beneficios que se canalizan principalmente a través del mundo rural y de sus habitantes”, señaló la Coordinadora Rural en un comunicado recogido por Ical.

De los 76,1 millones, más de 60 corresponden con áreas dañadas. De ellas, 55,2 se vinculan a zonas estrictamente forestales, 2,2 millones a cultivos, 1,6 a pastos y 1,3 millones a matorral. Además, otros 7,4 millones son áreas posiblemente dañadas, de las que 6,3 se asocian a materia forestal; y otros 3,6 millones son áreas destruidas (3,3 en zonas forestales, 2,1 en espacios de pastos, 1,6 en cultivos y algo menos de 300.000 euros en matorral). Por último, hay otros 4,6 millones en pérdidas vinculados a ecosistemas como miel, castañas, setas, madera de pino, ingresos de cotos de caza, etc.

Por esto motivo, la Coordinadora señaló que este “desastre golpea primero” a las comarcas afectadas directamente por el fuego, pero también tiene un efecto “para toda la sociedad en su conjunto”. A su juicio, estos efectos “son necesarios cuantificar” y “deben servir de estímulo para hacer un esfuerzo mayor tanto en la protección del medio natural como el desarrollo de los pueblos que lo sustentan”.

El informe elaborado incluye tanto las pérdidas de producción en los diferentes sectores económicos vinculados al medio natural como los servicios de ecosistema de provisión, regulación y culturales. “Una visión amplia que contribuye a marcar la dimensión real del impacto del incendio”, sostiene la Coordinadora.

En el encuentro celebrado en Villanueva de Valrojo se debatió sobre los aspectos incluidos en el informe, así como diversas sugerencias de los asistentes. También se aprovechó la reunión para poner en valor la labor de las personas que viven en los pueblos como “gestores del patrimonio natural que beneficia a toda la sociedad”. “Castilla y León y España poseen una enorme riqueza natural que debe ser preservada. Protección que pasa ineludiblemente por por mantener la vida en los pueblos y compensar a este medio rural por la imprescindible labor que realizan”, reivindicó la organización.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba