Opinión

Señores

“¿Hacia dónde encamina el mundo? (Respuesta): Muchos son los llamados… pero muchos son también los sordos. Hay una pulsión de transformación cierta, pero pasa por encender la luz y ver tu propia oscuridad.
¿Un consejo definitivo? (Respuesta) Ocúpate del reino del corazón, y el resto te llegará por añadidura” (extracto de una entrevista a Claudio Naranjo publicada por La Vanguardia)

Publicaciones, cursos, talleres y terapias hablan y trabajan para un ‘renacer’. Una nueva forma de entender la vida y la Humanidad. Un concepto amoroso donde el perdón se enarbola como estandarte que encabeza cada movimiento.

Si te has fijado (tal vez hayas asistido a alguna de estas convocatorias), parece que la mujer está más interesada que el hombre en, digamos, el ‘crecimiento interior’. Estadísticamente, lo femenino parece superar a lo masculino en asistencia, participación, implicación, compromiso y, también, en capacitación. Las redes sociales están ‘llenas’ de mujeres que lanzan un mensaje ‘revolucionario’ (entendiendo está palabra como ‘revolución interior’).

¿Dónde estás los hombres?

Los hombres están sí, y están virando el rumbo, preparándose para co-liderar junto a la mujer un nuevo tiempo. Su trabajo es muy importante y muy potente: vienen de siglos y siglos de preponderancia donde su palabra ha sido ley… y lo ha sido en muchos casos sólo por el hecho de su sexo (son muchas las mujeres que firmaron sus obras con pseudónimo de hombre no hace tantos años y talentos femeninos que superaron a los de sus renombradas parejas pero que, sin embargo, se mantuvieron siempre a la ‘sombra’ de ellos).

[pull_quote_left]Las relaciones de este ‘nuevo tiempo’ nada tendrán que ver con lo conocido hasta ahora. La palabra que las describe es AMOR; por cierto, un AMOR que no es ni de lejos el ‘enamoramiento’ que nos están ‘vendiendo’. AMOR que ha entendido, trascendido y perdonado todos los papeles, roles y automatismos desde los que miraron el mundo y actuaron hombres y mujeres generación tras generación[/pull_quote_left]Los hombres que están ‘virando’ ahora son hombres valientes, porque son los primeros. Hombres que están desarrollando su lado femenino y el respeto en igualdad de condiciones para acoger a la mujer y ser acogidos por la mujer que caminará a su lado desde una poderosa perspectiva que brota, ajena a todo intento de control, dominio o manipulación por cualquiera ambas partes. Las relaciones de este ‘nuevo tiempo’ nada tendrán que ver con lo conocido hasta ahora. La palabra que las describe es AMOR; por cierto, un AMOR que no es ni de lejos el ‘enamoramiento’ que nos están ‘vendiendo’. AMOR que ha entendido, trascendido y perdonado todos los papeles, roles y automatismos desde los que miraron el mundo y actuaron hombres y mujeres generación tras generación: padres, abuelos, bisabuelos… Clanes enteros en un repetido patrón. Un salto evolutivo, ni más ni menos.

Los hombres de este nuevo tiempo aceptan, comparten y colaboran en el papel de liderazgo de la mujer. El aprendizaje de ambos es maravilloso: él, a saber aceptar con AMOR un ‘segundo plano’; ella, a saber asumir con AMOR un ‘primero’. Él, a entender que la fuerza es suave y que no ataca; ella, a comprender que la feminidad no es ni agresión, ni devoción, ni sumisión. En definitiva, ambas partes trabajan para equilibrar el herrumbroso y por milenios desequilibrado fiel de la balanza.

Tal vez no les veas, porque el trabajo de estos hombres es, en muchas ocasiones, discreto. Pero puedo asegurarte que están ahí. Están encontrando la fuerza que necesitan para asumir su trascendental y hermoso papel, para saber volver a decir ‘te quiero’ en un lenguaje nuevo.
Tengamos fe en ellos. Porque ya lo han logrado, porque ya lo han hecho.

— oOo —

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba