Opinión

Salir corriendo

La Agencia Tributaria acaba de protagonizar un episodio insólito. Otro más a los que nos tiene habituados cuando está en manos del PP.

El ministro Montoro no duda en buscar en sus ficheros munición para utilizarla desde la tribuna del Congreso o en cualquier micrófono que se le pone a tiro y echar mierda sobre sus adversarios.

Airea alegremente datos que, en teoría, son reservados y a los que ni el propio ministro debería tener acceso, pero la patrimonialización de las instituciones que realiza el PP, como si fueran suyas, convierte esto en un régimen más que en una sociedad democrática sana.

[pull_quote_left]Airea alegremente datos que, en teoría, son reservados y a los que ni el propio ministro debería tener acceso, pero la patrimonialización de las instituciones que realiza el PP, como si fueran suyas, convierte esto en un régimen[/pull_quote_left]Un régimen que recurre a prácticas matonas que no hacen más que desprestigiar una institución, como Hacienda, que basa su razón de ser en la confianza, neutralidad y su actividad ajena a las bajezas políticas y morales. Un organismo que debe luchar contra el fraude y que acaba cayendo en el descrédito y generando cierto recelo por el manoseo del que es objeto.

Y lo peor es que nos estamos acostumbrando a estos escándalos sin dar una respuesta.

¿El último? El informe entregado al juez Ruz sobre las cuentas del PP, en el que, de entrada, su autor le perdona la vida al juez y dice que se lo da «por imperativo legal». Luego reconoce que hubo fraude de 200.000 euros en 2008 pero no delito fiscal, porque el PP viene a ser como Cáritas y Cruz Roja, que dan de comer al hambriento y reciben donaciones que no tienen que declarar. No sabía yo que había tanto menesteroso en el PP y sus aledaños.

Además de un escándalo da pavor pensar que quien ha redactado este informe vela por el cumplimiento de las obligaciones fiscales en España.

Dan ganas de salir corriendo.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba