Opinión

¿Podemos conciliar nuestra vida familiar y laboral? // Can we reconcile our work and family lifes?

Hace unos días tuve la oportunidad de escuchar un programa de radio acerca del movimiento “slow down” que pretende calmar las actividades humanas y que me hizo reflexionar sobre las políticas empresariales relativas al tiempo de trabajo.

El movimiento “slow” propone tomar el control del tiempo, más que someterse a su tiranía, dando prioridad a las actividades que redundan en el desarrollo de las personas, encontrando un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo y el tomarse el tiempo necesario para disfrutar de actividades como dar un paseo o compartir una comida con otras personas. Si trasladamos esto a la Responsabilidad Social Corporativa estaríamos hablando de conciliación de la vida laboral con la familiar.

Mi experiencia me ha demostrado que las relaciones laborales en otros países y en lo relativo al tiempo son muy diferentes; los profesionales se toman su tiempo y trabajan con la filosofía de trabajar para vivir, no vivir para trabajar. Cualquier español que haya trabajado en el extranjero habrá sufrido el gran estrés que supone hacerlo al ritmo habitual en nuestro país. ¿Nuestra actitud es correcta? ¿Se puede hacer algo para cambiarlo?

Todos sabemos que sí, pues muchos estudios demuestran que las primeras horas de trabajo son las de mayor rendimiento, que las empresas que tratan de ayudar a mantener el equilibrio entre la vida laboral y familiar de sus trabajadores consiguen mayor productividad de ellos por el mero hecho de que se sienten más felices y más motivados. Así pues, siempre se puede conseguir mejorar la organización de la compañía, las tareas a realizar, los procesos productivos y el aprovechamiento de los recursos tecnológicos; facilitar a los empleados su propia organización del tiempo, con entradas y salidas adaptadas a sus circunstancias personales o permitiendo, en la medida de lo posible, el trabajo desde el hogar; educar, sensibilizar y concienciar a los profesionales sobre los objetivos a alcanzar y las formas de que la empresa dispone para lograrlos.

Can we reconcile our work and family lifes?

A few days ago I had the opportunity to listen to a radio program about the «slow down» that aims to ease human activities and that got me thinking about company policies on working time.

«Slow» intends to take control of the time, rather than submit to his tyranny, giving priority to activities that lead to the development of people, finding a balance between the use of technology aimed at saving time and take the time to enjoy activities such as a walk or sharing a meal with others. If we transfer this to the CSR we are talking about reconciling work and family lifes.

My experience has shown me that labor relations in other countries in regard to time are very different; professionals take their time and work with the philosophy of work for living, not live for working. Any Spanish who has worked abroad have suffered the great stress of doing the usual pace in our country. Is our attitude right? Can we do something to change?

We know so, because many studies show that the early hours of work are the highest performing, companies trying to maintain the balance between work and family lifes of their workers get higher productivity from them simply because they feel happier and more motivated. So we can always get better organization of the company, the tasks, the production processes and the use of technological resources; provide employees with its own time management, with inputs and outputs tailored to their personal circumstances or allowing, as far as possible, work from home; educate and sensitize professionals on the objectives to be reached and the ways that the company has to achieve.

Más información enGESPROSAL


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba