Opinión

El cabreo

España es un país de cabreos inútiles. Nos gusta enfadarnos con todo lo que nos rodea, protestar en la barra del bar, bajando la voz si de pronto entra alguien que pueda no estar de acuerdo, proponer lo que habría que hacer y terminar diciendo: “ya hemos arreglado un poquito el mundo”, lo que equivale a decir: ya podemos marcharnos a casa.

Sin embargo esa clase de cabreos estériles siempre tiene los mismos beneficiarios: Los poderosos. Voy a votar en blanco y se van a enterar, pero no se entera nadie, ni siquiera nos cuentan cuántos votos han sido en blanco. Voy a quedarme en casa y se van a enterar, pero los únicos que nos enteramos somos nosotros, porque no nos gobiernan con los votantes sino con los votos, con los que sí han ido, con los que no se han quedado en casa. Ni siquiera importa que sean muchos o pocos. Voy a votar a Phineas y Pherb, y con eso no voy a conseguir más que incordiar al vecino que está de presidente de mesa, que tendrá que anotar un voto nulo en los cuadernillos dispuestos al efecto y destinados a la incineración.

[pull_quote_left]Si estamos cabreados se tiene que notar al contar los votos, se tiene que notar empleando los votos como herramienta, como palanca, como cascanueces para romper la concha de los que no escuchan y no sienten la angustia de la gente[/pull_quote_left]Si estamos cabreados se tiene que notar al contar los votos, se tiene que notar empleando los votos como herramienta, como palanca, como cascanueces para romper la concha de los que no escuchan y no sienten la angustia de la gente. No me cuenten que todos son iguales. La ley del aborto que nos preparan para el mes de julio no es igual que la actualmente vigente, la justicia de pago no es igual que la gratuita que conocíamos. Pero, sobre todo, lo que hay no es igual que lo que podría ser. Lo que podría ser –que cada uno elija qué es lo que querría- no se consigue ni con el voto en blanco, ni quedándose en casa, ni votando a Phineas y Pherb. Si no le gusta cómo le aprietan las tuercas, coja el cascanueces y rompa la concha. Basta ya de cabreos inútiles.

—oOo—

 


Deja un comentario

Botón volver arriba