Jesús Málaga

Vecinos y enemigos

La plaza de San Benito ha sido testigo de dos acontecimientos que marcaron el devenir histórico de Salamanca: la lucha de los bandos y la revuelta comunera. Alrededor de esta iglesia y de su plaza se aglutinó uno de los bandos medievales en los que se dividió Salamanca y que tomó el nombre de la plaza e iglesia de San Benito. Una de las familias más relevantes de este bando fueron los Maldonado. El caserío, la iglesia y los sepulcros del interior del templo dan fe de quién decidía en el entorno.

[pull_quote_left]La plaza de San Benito se abre a la calle de la Compañía, calle que según Miguel de Unamuno es la más bella de Europa[/pull_quote_left]En la plaza de San Benito vivieron la sublevación comunera dos enemigos irreconciliables, dos líderes que siendo vecinos apoyaron distinta causa: Pedro Maldonado, la comunera, y Francisco de Ribas, la real. Sus posturas encontradas trajeron consecuencias nefastas para su vida y hacienda, en el caso del capitán comunero, y para sus bienes, en el del mayordomo Ribas.

La plaza de San Benito se abre a la calle de la Compañía, calle que según Miguel de Unamuno es la más bella de Europa. Desde su casa, en la calle Bordadores, hasta la Universidad, Unamuno pasaba por esta calle y por delante de la iglesia de San Benito varias veces al día y pudo observar, con toda su pureza, uno de los rincones más bellos de Salamanca.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba