Local

Los salmantinos pagan más de lo que reciben del Ayuntamiento

  • Cada uno pagó 585 euros en impuestos y tasas en 2012, último año del que hay datos oficiales, y el Consistorio retornó 508 por cada habitante en obras y servicios

Los salmantinos reciben del Ayuntamiento menos de lo que pagan religiosamente en impuestos y tasas. Al menos eso indica la liquidación del presupuesto del ejercicio de 2012 realizado en diciembre de 2013, según los datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

 

El Ayuntamiento recaudó 585 euros por cada habitante en 2012, de los que 400 fueron impuestos directos, veinte corresponden a los impuestos indirectos y los 165 restantes, a tasas y el capítulo de ‘otros’.

Los impuestos directos son los que gravan las propiedades físicas de los ciudadanos como el IBI, las rústicas, el impuesto de vehículos, el impuesto de actividades económicas de las grandes empresas y el impuesto sobre las plusvalías.

Los impuestos indirectos son los recaudados por el Estado y que cede en parte a las administraciones, como el IVA, sobre el alcohol, el tabaco, los carburantes y la cesión del IRPF. También incluye los ingresos por licencias de obras.

Las tasas y ‘otros’ se refiere a los ingresos corrientes del ayuntamiento de naturaleza no impositiva procedentes, fundamentalmente, de lo que pagan los ciudadanos por la prestación de los servicios públicos y las tasas fiscales: basuras, modernización de instalaciones deportivas, vados, ocupación del subsuelo, marquesinas, licencias de apertura de negocios, mercados, multas…

Lo que invierte el Ayuntamiento

Frente a esa recaudación, el retorno para los ciudadanos se convierte en un gasto per cápita de 508 euros, es decir, que cada salmantino paga, de promedio, 77 euros más de lo que recibe del Ayuntamiento en servicios y obras.

Concretamente, el gasto en bienes corrientes y servicios asciende a 439 euros por habitante. Este apartado se refiere a los gastos operativos de los servicios necesarios para el funcionamiento del municipio, como el alumbrado, el agua, la limpieza, la recogida de basuras, el mantenimiento de colegios y el cuidado de parques y jardines.

Por su parte, las inversiones reales en obras e infraestructuras ascendieron a 69 euros por persona en 2012, según revela el cruce de datos de Hacienda y del Tribunal de Cuentas realizado por la iniciativa privada que se ha propuesto auditar las cuentas de los ayuntamientos españoles.

El caso leonés

Este desfase no es privativo del Ayuntamiento de Salamanca. En Castilla y León sólo los leoneses reciben de su consistorio más de lo que pagan en impuestos y tasas. La recaudación se sitúa en 710 euros por habitante y el retorno en servicios y obras municipales es de 838 euros por ciudadano.

Si se tienen en cuenta todos los capítulos de ingresos y gastos, el Ayuntamiento de Salamanca ingresa un total de 981 euros por cada ciudadano y gasta 925 per cápita.

¿Y dónde va la mayor parte del gasto? Efectivamente, en el pago de las nóminas del personal contratado y de los funcionarios. Si cada salmantino tuviera que pagar su parte a escote tendría que desembolsar 264 euros, el gasto más bajo de Castilla y León, muy lejos de los 440 que paga cada leonés por sus funcionarios y personal laboral.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba