Cultura

Se oye pensar

La Asociación Amigos de Unamuno trae esta semana una leyenda urbana sobre Unamuno

 

Cuenta una leyenda urbana que un charro gachupín se cruzada cada día en la Calle de  la Compañía con D. Miguel cuando este volvía del Rectorado.

Dice que se miraban y con una caída de párpados y un pequeño movimiento de cabeza se decían adiós para no alterar el profundo silencio del lugar.

Solamente un día el salmantino rompió el protocolo: D. Miguel, no piense usted tanto que le va a doler la cabeza.

Ese día el vasco de nacimiento y salmantino de adopción no dijo nada, llegó a su casa en la calle Bordadores y en la primera cuartilla que pilló a mano escribió: “En la Ciudad de Salamanca, selva de talladas piedras, en que apenas se siente fluir el tiempo, se oye pensar”.

Por: Literatura Abstracta.

Desde el Alto soto de torres, por la Asociación Amigos de Unamuno.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba