Opinión

Buen Camino

 

El lunes 8 de abril sobre las 7.30 horas comenzó nuestro viaje de fin de etapa. Nos dirigíamos a Santiago de Compostela a realizar cuatro etapas del Camino de Santiago.

Los cuatro días siguientes se pueden describir con la palabra: ilusión. Fueron horas de caminar realmente efímeras, el paso de las horas no resultaba pesado, compañeros con los cuales no creías que podrías congeniar resultaban ser muy similares a ti y te sorprendías al descubrir tu ropa mojada y no haber sido consciente de que había llovido. La lluvia no molestaba.

Fueron muchos los kilómetros y más las risas. Era palpable la buena relación, no solo entre nosotros, también con los profesores. Cantamos a coro muchísimas canciones, pero sin duda la que mas, Son mis amigos de Amaral,  canción que queda como himno de este viaje y que, sin duda, dentro de unos años, cuando volvamos a escucharla, nuestra mente volverá a viajar a Santiago, y recordaremos con cariño a nuestros compañeros, nuestros amigos.

Durante la caminata se repetían varias frases que solo entenderías si pertenecieras al grupo de 4° de las ESO de las Siervas de San José, pero hubo una especial, una que repetías mas veces de las que puedo recordar, en un solo día, se la repetías al resto de peregrinos, y gracias a esta frase de únicamente  dos palabras fuimos capaces de conocer a gente que estaba viviendo la misma experiencia que nosotros: “Buen camino”. Decías esa frase para desear un camino ameno, no muy duro, tal vez un camino en el que encontraras paz, que se supone que es la finalidad del camino, pero yo escojo esta frase para decirte que el camino que vivimos mis compañeros y yo fue un muy “buen camino”.

Aurora Corvo Félix, alumna de 4º de la ESO del colegio Siervas de San José

 



Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba