Opinión

“La Prospe”, semillero de solidaridad

Carta de los lectores

Si algo ha caracterizado al barrio de la Prosperidad desde sus inicios es la solidaridad de sus vecinos.

Surgió allá por el año 1901. La gente llegaba de los pueblos en busca de trabajo y con la intención de desarrollar su proyecto de vida, de prosperar. Por eso, ha sido un barrio que ha luchado mucho por el bienestar de sus vecinos y cuenta con un amplio grupo de entidades sociales que han favorecido el cuidado, la convivencia, la inclusión, la seguridad, la participación y la implicación de todos ellos en la construcción colectiva de un espacio de Salamanca que podríamos calificar de próspero.

Gran parte de esas personas más participativas en los movimientos sociales de “la Prospe” están muy preocupadas en estos momentos por el ambiente que se está viviendo en el barrio por la posible instalación de un centro de Proyecto Hombre en el convento de las Bernardas.

Y este grupo de personas hemos decidido no seguir en silencio. Se ha luchado mucho a lo largo de estos años para que ningún vecino se quede en la calle, para que todo el mundo viva tranquilo y sin etiquetar, para que existan espacios de participación donde resolver los conflictos que vayan surgiendo. La falta de información o la desinformación están generando en muchos vecinos miedo e inseguridad. Por eso, creemos que es importante que dialoguemos, escuchando al otro, con información cierta y, por supuesto, siempre a favor de la construcción de un mundo mejor en el que todos y cada uno de nosotros tengamos cabida.

Estamos convencidos de que en nuestro barrio somos muchos vecinos los que encontramos razones de solidaridad, de justicia social e incluso de seguridad ciudadana para defender los proyectos de entidades sociales que llevan más de 25 años trabajando con éxito por la inclusión de determinados colectivos.
Ojalá nuestra razón y nuestro corazón nos animen a todos a trabajar en la creación de una sociedad inclusiva, que acoja a los demás sin importar su pasado, sin prejuicios, en definitiva, una sociedad más solidaria. Como nuestro barrio.

— oOo —

Mostrar más


Noticias relacionadas

4 comentarios

  1. Se empeñan en NO contar todo, en omitir los datos preocupantes. Así es más fácil tachar a la gente de insolidaridad. A ver si de una vez se enteran de que el malestar de los vecinos NO viene por el hecho de traer a un grupo reducido de personas (siempre en mayúsculas), como usted o como nosotros, como cualquiera, que por diversas circunstancias de la vida, han caído en algún tipo de adicción, pero que son personas que no han cometido delitos, que no han vivido al margen de la ley, que tienen ganas de curarse de sus adicciones, con un tratamiento y con supervisión profesional.
    Esto es mucho más delicado. Según se lee en la memoria 2017 de las actuaciones del Proyecto Hombre en Salamanca, los DATOS respecto a la SITUACIÓN JUDICIAL PERSONAS EN TRATAMIENTO COMUNIDADES TERAPÉUTICAS de la población atendida son: 40% se encuentran en situación privativa de libertad; 28% en Medida de seguridad con cumplimiento en centro de tratamiento; 10% Tercer grado artículo 182; 5% Cumplimiento en pena de tratamiento; 3% en libertad condicional. Sumando porcentajes, parece un número importante de personas extremadamente sensibles para la integración en la socialización natural de un barrio (cualquier barrio, ahora le ha tocado al de la Prosperidad).
    Este alto porcentaje, viene de cumplir condenas en la CÁRCEL, porque han cometido DELITOS. Entran y salen de los juzgados, generan problemas, curarse no es su principal objetivo. También podríamos citar las enfermedades asociadas que tienen: trastornos de personalidad, trastorno depresivo, trastorno esquizoide, trastorno psicótico, y otros no descritos.
    Los temores de que se vayan a producir situaciones de conflicto, existen, porque se producirán tarde o temprano, a pesar de que los responsables de Proyecto Hombre los tengan controlados (sin obviar que ellos no son funcionarios de prisiones, ni habrá custodia policial). Las situaciones de inseguridad en el barrio, serían constantes. Antes de que sea tarde y de que se tengan que lamentar desgraciados sucesos, algunos vecinos, (6.069 personas de momento), hemos decidido defender El Barrio en el que vivimos, solidario e inclusivo, pero no a cualquier precio.

    1. Permíteme que dude de que esas 6069 firmas sean sólo del barrio, ya que está compuesto por 6400 vecinos… entiendo que los menores de edad no firman no? O si? Y que hay mucha gente a favor de la ubicación y la labor… me genera duda este aspecto!! También sé que hay muchos vecinos que no sabían ni lo que firmaban, que difícil se hace cuando no hay oportunidad de dialogar!!

    2. Amigo, llevo mucho rato leyendo y releyendo este escrito populista.
      Quizás , si Vd, tuviera la valentía de acercarse a uno de los centros de Proyecto Hombre y convivir durante unas horas con los chico/as del centro,, estoy seguro de que cambiaría RADICALMENTE de pensamiento. Las personas cometemos errores y podemos pagar por ellos, pero siempre tenemos derecho a que se nos respete como personas que somos. En un centro de Proyecto Hombre sólo se pueden apreciar ganas de curarse y de salir a la nueva vida con paciencia. Respeto, educación, orden. ¿ Vd. me podría decir si conoce a alguien que en algún momento se haya visto atacado por un usuario de Proyecto HOmbre, mientras permanecía como usuario?. Estoy seguro de que no. Los terapeutas y los voluntarios hacen un excelente trabajo. Los terapeutas ponen todo el alma y los voluntarios todo su tiempo. No es justo que unos cuantos ahora intenten rechazar esa ubicación tan beneficiosa para todos los que forman la familia del Proyecto Hombre. Sí, FAMILIA con mayúsculas. Hay que reconocer que los usuarios permanecen en el centro durante un tiempo. Unos más y otros menos. Unos salen reinsertados al mundo laboral. Algunos abandonan. Pero en todos los casos, sus familias están durante ese tiempo libres, pero implicados hasta la médula. No, Sr.” Solidario sí, pero no a cualquier precio”, Tiene que reconocer que su conocimiento sobre Proyecto Hombre, a parte de esos números estadísticos, es totalmente nulo. Y el barrio puede estar tranquilo. La ubicación del centro de Proyecto Hombre, en el antiguo monasterio de las RRMM Bernardas, no llevará al barrio, sino solidaridad y amor al prójimo.

Deja un comentario

Botón volver arriba