Opinión

Vivir de la política

Vaya por delante mi respeto a la actividad política y a los políticos, independientemente de su ideología, que “viven la política” utilizándola como un bien común y como instrumento de cambio social, que ejercen su cargo con responsabilidad y honestidad. Estoy con el político serio, vocacional que está al servicio de las ideas y de las personas.

Pero hoy quiero dirigirme a esos políticos de profesión que carecen de experiencia laboral anterior a la actividad política y que “viven de la política” encontrado en ella una forma de ganarse la vida y de quedarse eternamente, dispuestos a pagar cualquier precio. Personas que han ido escalando puestos en diferentes listas electorales o están colocados de asesores de no se sabe qué, aupados por el aparato de su partido y donde el amiguismo y la obediencia priman por encima de los méritos. A esos políticos, únicos empleados públicos que pueden compatibilizar varios puestos y sueldos a la vez en la Administración Pública y en algunos casos hasta fijarse sueldos desproporcionados. A esos hombres y mujeres ciegos de egoísmo que acumulan cargos, sueldos y dietas como si fueran coleccionistas, quiero dirigir mis críticas.

[quote_box_left]Se les llena la boca al hablar de democracia, como si fuera una etiqueta política y la verdadera democracia sóolo se puede entender desde el respeto a las diferencias, a la coherencia y la honradez. La política no debe ser una carrera profesional para ganarse la vida, sino un periodo interino de servicio al país y los ciudadanos.[/quote_box_left]Me cuesta trabajo entender cómo se puede atender eficazmente, alcaldías, cortes regionales, fundaciones, organismos, diputaciones, senado, empresas públicas etc etc. además de compatibilizarlos con cargos en sus respectivos partidos políticos, y qué decir de las representaciones en las antiguas cajas de ahorros donde nuestros políticos han tenido una actuación patética e irresponsable y siguen sin responder y asumir responsabilidades. ¿Cómo es posible que a un ser humano le dé tiempo a hacer todos estos trabajos aceptablemente y no morir en el intento? Donde está la anunciada propuesta de “una persona un cargo” ha quedado solo en slogan.

Lo que es una evidencia es que los partidos políticos, en muchas ocasiones no eligen a los mejores sino a mediocres sometidos y manejados, como vemos todos los días en diferentes intervenciones públicas, tanto en su simplicidad, vaguedad y falta de convicción con la se expresan, como en lo que hacen y dicen. No creen en nada, llenos de vanidad son incapaces de transmitir sentimientos, son robot que repiten siempre el mismo guion, pervirtiendo y convirtiendo a la política en un juego hipócrita y cínico cargado de ego y vanidad que los aleja cada vez más de los ciudadanos.[pull_quote_right]Es momento de corregir errores y poner límites a los políticos mediocres y corruptos[/pull_quote_right]

No estamos acostumbrados a ver políticos regresar a sus puestos de trabajo después de haber cumplido su deber político, unos porque ganan más en la política y otros porque no tienen otra forma de ganarse la vida. Entiendo que además de la edad cronológica, existe la edad política, es decir, la edad de permanecer en una estructura política sin llegar a perder la ilusión y cansar a los ciudadanos. La política no debe ser una carrera profesional para ganarse la vida, sino un periodo interino de servicio al país y los ciudadanos y no debe ser un coto cerrado, sino un cauce de participación. No se puede engañar hablando de renovación cuando solo se cambia la cara y el sitio de las personas, los mensajes terminan por asociarse a las personas que los transmiten, y hay algunas que están tan desprestigiadas y quemadas que son incapaces de convencer. Ya podemos tener el mejor mensaje y la mejor propuesta que no llegará nunca. Se les llena la boca al hablar de democracia, como si fuera una etiqueta política y la verdadera democracia sóolo se puede entender desde el respeto a las diferencias, a la coherencia y la honradez. La política no debe ser una carrera profesional para ganarse la vida, sino un periodo interino de servicio al país y los ciudadanos.

La sociedad ha evolucionado, es más madura, cada vez se vota menos por compromiso político, sino en función de lo que el partido político y sus candidatos transmitan aunque hemos tenido ejemplos en los que los ciudadanos también hemos sido cómplices, con nuestros actos y silencios de que algunas personas sigan viviendo de la política. Como bien afirmaba Edmund Burke “ los políticos corruptos son elegidos por ciudadanos honestos que no votan”.

Es momento de corregir errores y poner límites a los políticos mediocres y corruptos, porque los constantes casos de corrupción de algunos políticos se convierten en desprestigio de todos. Los partidos son los primeros que deben dejar de encubrir estas prácticas, persiguiendo y castigando contundentemente los abusos y promoviendo una regeneración de políticos que acrediten su experiencia laboral fuera de la política y que recuperen la ética y el sentido común además de preocuparse del ciudadano.

 


Deja un comentario

Botón volver arriba