Castilla y León

Sanidad alerta de “fallos” en la cuarentena social

Aparecen nuevos casos en zonas de la Comunidad

La Junta de Castilla y León defiende que es el momento de diseñar la estrategia de la desescalada ante el coronavirus y no de su aplicación y advierte de que una «salida demasiado rápida» o con «decisiones equivocadas» puede provocar «ruina y muerte», dado que considera que estamos aún en fase de difusión del virus.

 

En su comparecencia posterior al Consejo de Gobierno, tanto el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, como la consejera de Sanidad, Verónica Casado, incidieron en el mensaje de que es el “momento del diseño, no de la desescalada”, para la que apuntan a que se efectúe en primer lugar en aquellas zonas sin casos en 14 días.

Así, explicaron que esa es la recomendación del comité autonómico de expertos para la desescalada, que ha remitido ya dos documentos al órgano nacional y prevé enviar un tercero con todas las medidas que plantea la Comunidad para iniciar la vuelta a la normalidad, pero cuando se frene la difusión del virus, fase en la que, para la Junta, no estamos en este momento.

Respecto de la primera medida en esa dirección que plantea el Gobierno, la salida de menores a partir del lunes, manifestaron que acompañar a sus padres a supermercados o farmacias, como se dijo en un primer momento y luego se rectificó, no son “los lugares más idóneos ni adecuados”, si bien estimaron que el paseo corto puede ser “recomendable”, aunque aun no se conocen los detalles de esta medida.

Igea precisó que es “importante” que los niños puedan salir después de cinco semanas de confinamientos pero consideró que no son los que más sufren esta situación y planeó el caso de personas con patologías como diabetes o problemas de huesos que necesitan hacer ejercicio.

La segmentación geográfica en función de los casos y de los colectivos conforme a su vulnerabilidad y edad, la capacidad de contar con test y de trazar los contactos de las nuevas personas contagiadas o que las unidades de críticos recuperen las tasas anteriores a la extensión de camas son propuestas del documento que se remite al Gobierno, detalló Igea, que añadió que las nuevas medidas se tomen cada 14 días para ver su resultado.

“Todos queremos salir de casa, pero es falso el dilema de ruina o muerte, se puede tener las dos cosas”, alertó, por lo que recalcó que no se trata de el cuándo, sino de que exista el menor número de fallecidos para salir lo antes posible de esta crisis. “Tranquilidad, serenidad y solidaridad”, apuntó como claves, así como el apoyo al Gobierno, aunque en algunos momento la posición sea critica con alguna de las medidas.

La senda marcada por la Junta para la desescalada es diseñar las propuestas por parte de los científicos y técnicos, el consenso político y la presentación de las medidas, no al revés, que se anuncie primero y luego se busca el encaje técnico, opinó el vicepresidente.

No obstante, aseguró que mantienen la confianza en el Gobierno, porque es “su Gobierno”, y rechazó la critica por un “error o desliz” al considerar que no ayuda, como tampoco moverse en función de las encuestas.

Zonas sin casos

Después de insistir en que se sigue en una fase de transmisión comunitaria y de difusión del virus para lo que la mejor medida es el confinamiento, explicaron que el siguiente paso de desescalada debe comenzar por las zonas básicas de salud en las que no se haya registrado ningún caso en los últimos 14 días.

En este momento, figuran en el mapa verde de la Comunidad las zonas burgalesas de Huerta del Rey, Sedano y Valle de Losa; la vallisoletana de Alaejos; la leonesa de Riaño; las zamoranas de Alta Sanabria, Carbajales de Alba y Camarzana de Tera. Seguirán aquellas sin contagios en siete días, alguna de ellas hoy son Valle de Valdebezana y Condado de Treviño, en Burgos; Miranda del Castañar en Salamanca; Tábara, en Zamora; Ribera de Esla, Truchas y Toreno, en León; Cervera de Pisuerga, Báltanas o Paredes de Navas, en Palencia.

Será este viernes cuando se reúna el Comité Nacional de Expertos para la desescalada, en el que Francisco Igea es uno de los miembros que representa a la Junta de Castilla y León, y hoy, en su comparecencia, insistió en contar con todas las herramientas antes de iniciar esa fase, pero sobre todo en que los avances que se acuerden se deben realizar con seguridad para que no haya rebrotes.

La Junta de Castilla y León defiende que haya criterio comunes en España, pero flexibilidad por zonas para una desescalada en función de los casos, aunque Igea advirtió de que en estos meses hay que aprender a convivir con el “ensayo y el error”, en referencia a medidas que se plantean y luego hay que revisar como ocurrió ayer con la salida de los menores a la calle. “La salida no puede ser uniforme, sino adecuada a los casos de cada zona”, resumió.

En relación a la actividad económica, reconoció la “angustia” de la hostelería y del pequeño comercio porque serían de los últimos en la vuelta a la normalidad, pero también apuntó medidas económicas para aliviar su situación.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba