Opinión

Oda a Fernando Simón: ¡Gracias Doctor!

 

Durante estos meses de confinamiento muchos han sido los momentos que han quedado para el recuerdo, unos buenos y otros malos, horribles. Sin duda, de las cosas que más trascendencia han tenido son las intervenciones diarias de Fernando Simón, epidemiólogo y director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Muchos lo conocen únicamente por su labor en la investigación durante la crisis del COVID-19, pero creo que es conveniente conocer algún dato más para saber de quién estamos hablando. Simón ha trabajado en numerosos países luchando contra enfermedades como el ébola, la malaria o el VIH. En nuestro país ha sido el encargado de informar no sólo contra el COVID-19 (además de sufrirlo en primera persona), sino también del ébola y la reciente crisis de la listeriosis aparecida en 2019.

De él se han oído muchos comentarios, positivos y negativos. Me gustaría decir a las personas que profieren malas palabras contra él de que su trabajo no se limita a sus ruedas de prensa diarias. Es científico. Como buen científico ha demostrado que la base de la ciencia se basa en el ensayo/error mezclado con una dosis de prudencia. Esa prudencia se ha hecho notar en muchas de sus conferencias, en las cuales siempre ha predominado el deber de informar y no opinar personalmente. Estar al frente de una epidemia como la que estamos viviendo requiere un trabajo continuo y estar en contacto constantemente con otros organismos a nivel mundial ya que, por desgracia, éste ha sido el alcance de la pandemia.

Estoy seguro de que el doctor Simón no ha podido dormir tranquilo muchas noches con las cifras por las que ha pasado el país en los momentos más duros. La evolución de su actitud ha sido reflejo de las diferentes etapas por las que hemos pasado, siendo la actual algo más distendida al ver que el principal objetivo de su equipo está viendo la luz: Vencer al virus.

Muchos le han tratado como “ministro”, no creyéndose sus informaciones o desmintiéndolas por el simple hecho de que las haya dicho él por haberse equivocado en alguna ocasión con sus predicciones. Incluso hay personas que han llegado a querellarse contra él por “homicidio imprudente”. Más imprudente me parece este hecho.

Por lo tanto, por su incansable trabajo y dedicación en la gestión de esta crisis, solo puedo decir: ¡GRACIAS DR. SIMÓN!

Por: José Á. García Gallego


2 comentarios

  1. Las críticas no son porque sea científico, sino porque este científico ha puesto por encima su interés personal al de salvar vidas y se ha vendido a un gobierno. Ha ocultado información, ha negado la existencia de un informe anterior al 8m en el que se indicaba la peligrosidad de los eventos masivos, ha cambiado de criterio (véase el uso de mascarillas), la importancia de las cosas y la información en función de lo que le ha exigido la pareja picapiedra…. más que darle las gracias, es que GRACIAS A ÉL HAY 30.000 MUERTOS en España, bueno, no porque ahora han decidido resucitar a 3000.
    No hay más ciego que el que no quiere ver señor Jose A. Gallego

Deja un comentario

Botón volver arriba