EconomíaPortada

El mercado de ganado se desmorona en Salamanca

La ‘nueva normalidad’ ha resaltado aún más las grandes diferencias existentes entre tratantes y ganaderos, con un mercado que ha perdido crédito

La grave crisis del coronavirus sigue dejando numerosas consecuencias negativas que tienen que ver con la sanidad, la sociedad y la economía. En este último apartado, uno de los puntos fuertes del entramado empresarial de la provincia de Salamanca tiene que ver con el campo, con el sector del vacuno como estrella

 

No en vano, Salamanca es el territorio español con un mayor censo de ganado vacuno desde hace muchos años, aunque la gran mayoría de los animales ni termina en los mataderos de la provincia y sí con destino al exterior, ya sea España o fuera de nuestras fronteras.

Ante esta situación, los precios que se fijan en la Lonja de Salamanca cada lunes cobran aún más protagonismo, aunque en ocasiones parece que se tiran por tierra. El punto que provoca el mayor conflicto es el mercado de ganado vacuno, que siempre ha sido el motivo de discusión y debate entre ganaderos y tratantes, y el coronavirus no ha hecho otra cosa que agravar más los problemas.

De este modo, los ganaderos acusan a los tratantes de intentar “tirar por tierra el mercado” en unos tiempos complicados como estos, señalando que su ausencia en la mesa de vacuno de vida de la Lonja de Salamanca (cuando ya dejó de ser solo telemática) se debió al intento de “hacer un boicot al mercado y a los ganaderos”. No en vano, la principal denuncia de los productores se centraba en la continua petición de bajada para machos y hembras cada lunes por el mal funcionamiento del mercado.

Los Estatutos de la Lonja de Salamanca son claros y aseguran que el precio que se fija en la mesa de vacuno de vida es al productor, o lo que es lo mismo al ganadero, por lo que las operaciones fijadas en el mercado no deberían tomarse en cuenta porque en la actualidad solo acuden intermediarios. Los tratantes compran los animales en el campo y los venden en el mercado (algunas semanas varias veces), por lo que nada tiene que ver con el precio en origen. 

Por ello, los ganaderos, con Ricardo Escribano como una de las voces más críticas, señalan que en el mercado existe, además, una “gran falta de transparencia y de información que impide saber el precio al que se realizan las operaciones porque a los tratantes no les interesa; y menos ahora”. 

Por su parte, los tratantes se defienden indicando que el mercado es un “punto muy importante dentro del sector del vacuno en Salamanca y su funcionamiento es esencial para el sector”. Ante esta situación, ellos operan tanto en el mercado como en el campo, mientras que al recinto ferial no acude ningún productor cada semana.

En este momento crítico de la pandemia, los compradores apenas han acudido a la mesa de vacuno de vida, pero en la sesión de este 27 de julio sí lo han hecho, con la polémica que ya se esperaba y el cruce de acusaciones pertinente, en una ‘guerra’ declarada… 

Todo esto no hace otra cosa que hacer perder credibilidad al mercado y provocar que se desmorone con el paso de las semanas, aumentado por la crisis del coronavirus.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba