Cosas de la vida

Defensa numantina de Carmen Lomana a su atuendo (y al de su multimillonaria amiga)

 

Su armario está repleto de piezas de alta costura. Todos los años aparece entre las mujeres mejor vestidas del país y es que Carmen Lomana ha hecho de la elegancia su seña de identidad.

Quizá por ello, cuando critican su forma de vestir o su atuendo, la leonesa –Carmen Lomana nació en León- saca las uñas y ruge.

Carmen Lomana compartió mesa y refresco de lata con Irini, una de las jóvenes más ricas de nuestro país, la hija del empresario Antonio Fournier, descendiente del creador de la baraja de cartas, y la millonaria griega Ionna Vardinoyannis. Según publica Vanity Fair, la familia Vardinoyannis tiene gran influencia en el mundo financiero, político y social tanto en el Reino Unido como en Grecia, Suiza e, incluso, en Estados Unidos.

La empresaria Carmen Lomana también está muy bien relacionada en el mundo empresarial, social, financieron y artístico en nuestro país y fuera de él. Por ello, es frecuente verla asistir a estrenos en el Teatro Real donde acuden los reyes o a fiestas más mundanas.

En esta ocasión, vemos a Carmen Lomana de 72 -estupendamente bien llevados- años y la joven Irini Fournier de 18, disfrutando de la tarde madrileña.

Lo que no esperaban es que al compartir la fotografía de su encuentro, los seguidores de la empresaria se les echaran encima por la forma de vestir. Eso sí, Carmen Lomana demostró que tiene carácter y lo puso por escrito.

Uno de los comentarios que le escribieron en su red social fue: «Tu conjunto divino, el de ella le suma 20 años más, no le favorece nada». Carmen Lomana, respondió: «Eso solo puedo llevarlo gente con clase y estilo como ella».

No fue el único mensaje que recibió con relación con los complementos de Irini: «Esa niña -tiene 18 años- con ese collar -de perlas-, le hace mayor». Cosa que no gustó a Lomana: «Esa niña es divina se ponga lo que se ponga. ¿Mayor las perlas? No solo si tienes un físico mayor y sin estilo».

También hubo comentarios sobre las latas de refresco que había sobre la mesa. «Que cutre que con tu glamour Carmen aparezcan las latas de la coca cola. No me parece de tú exquisito protocolo». La empresaria contestó: «Que tontería tan grande! No es mi casa es un café».

Y puso los puntos sobre las íes, cuando contestó a un mensaje que aludiendo a la envidia y a los comentarios estúpidos. «Cada uno hace los comentarios como son…(risas) estúpidos cantidad».

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Tea for two … mi querida @irinifourniv and me…??

Una publicación compartida de carmen_lomana (@carmen_lomana) el

 

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba