fbpx
LocalPortada

“La salud mental es uno de los aspectos más deteriorados por la pandemia”

El jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital, Carlos Roncero, analiza cómo afecta la pandemia en este apartado

Nuestras pensamientos, emociones, sentimientos o sensaciones forman parte de nuestra vida; hay que sabe ejercer un mejor control sobre ellos y hay quién no; o, simplemente, afectan de una manera diferente a cada ser humano.

Precisamente por ello existe un servicio de Psiquiatría en el hospital de Salamanca, que ha visto cómo la salud mental ha sido “uno de los aspectos más deteriorados de la pandemia”, y quizá no le hemos dado la importancia que merece.

Para explicar esta compleja situación, el jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital, Carlos Roncero, analiza cómo ha funcionado esta sección de la medicina en un momento muy complicado en el que el miedo al contagio propio o ajeno, la muerte y la limitación de nuestra vida tal y como la conocíamos ha sido una rutina casi diaria.

Tener paz y salud mental es un tesoro que no se paga con dinero…

Al igual que todos, el servicio de Psiquiatría del Hospital, se ha tenido que ir adaptando por la pandemia, ¿no?

Ha sido una adaptación importante que ha ido cambiando en función de la evolución de la pandemia. En un primer momento, se cerraron o minimizaron la mayor parte de los dispositivos asistenciales, ambulatorios, hospitales de día… e incluso algunas unidades de hospitalización se reconvirtieron en unidades médicas o se cerraron para poder acoger en Los Montalvos a la planta de hospitalización de pacientes agudos.

Con el paso de los meses, la situación cambió y se han ido abriendo los recursos, aunque el uso de la telemedicina, telepsiquiatría o telepiscología ha seguido funcionando hasta ahora para diversos grupos de pacientes. En el otoño-invierno fue necesario trasladar la unidad de hospitalización de agudos de Psiquiatría a Los Montalvos, donde fue necesario habilitar una unidad para apoyar a los agudos y convalecientes.

Las consultas, ¿se suprimieron, aplazaron o se llevaron a otro lugar?

En un primer momento, hubo una disminución de las consultas para, progresivamente, ir incrementando el número de consultas ambulatorias o de unidades específicas en las que han intervenido los profesionales de esta rama.

Obviando el importante aspecto físico, ¿de qué manera ha afectado esta pandemia al apartado psicológico?

Sobre las patologías más comunes de esta pandemia, aparte de los problemas de salud mental habituales, se han observado más procesos de estrés y ansiedad asociados a la situación de aislamiento, de haber padecido la enfermedad o que la hayan padecido personas cercanas. Se han notado cambios en los patrones y la gravedad de los intentos de suicidio o en el tipo y la edad de pacientes que consultan por trastornos de la alimentación.

A los pacientes que han pasado la enfermedad se les atiende desde el programa Pasmicor, en el que se pretende hacer un abordaje inicial asociado con las consecuencias de la enfermedad y consultas telefónicas; ha sido exitoso con personas a las que se les dio el alta, mientras que las más graves fueron transferidas a las unidades ambulatorias. También se atiende a profesionales sanitarios o de residencias, que han tenido que realizar un esfuerzo máximo, vivir situaciones complejas y que les ha podido afectar en el ámbito personal.

¿Qué tratamientos se llevan a cabo?

Se siguen usando los tratamientos psicofarmacológicos adaptados en los pacientes que tienen covid-19 y los psicológicos han sido individuales, porque se ha evitado hacer las terapias de grupo. Se han reiniciado de manera progresiva en función del avance de la pandemia.

Los pacientes han sido atendidos por psicólogos en la mayoría de los casos y los que han tenido coivd también, aunque en algunas personas, por su gravedad o complicaciones, también fueron atendidas por los psiquiatras.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba