fbpx
Opinión

El yoga ayuda a recuperar el envejecimiento que sufren las articulaciones con la quimio

 

Bienvenido a la columna dedicada al yoga. En verano ya sabes que cambiamos un poco el colorido y este lo vamos a dedicar a una nueva sección: “Conversaciones con maestros yoguis”. Y qué mejores maestros que vosotros, para enseñarnos vuestra experiencia y camino yogui. Gracias.
Comenzamos.

¿Nos dices tu nombre y tu edad?
Miriam S., 47 años.

¿Cuánto tiempo hace que practicas yoga?
Comencé a practicarlo en octubre de 2020. Por mi cuenta con vídeos en YouTube.

¿Por qué fuiste a yoga la primera vez? ¿Cuál fue el motivo que te llevó a la esterilla?
El 17 de septiembre de 2020, justo cuando cumplí los 47, acabé la última sesión de Inmunoterapia, un tratamiento que junto a la quimioterapia y radioterapia completaba mi aventura particular con un cáncer de mama que fue diagnosticado a finales de mayo de 2019. Sentía las articulaciones muy oxidadas, me ponía de cuclillas con bastante dificultad. Me levantaba del sofá o de una silla y cojeaba; vamos que me dolía casi todo. Además, como me extirparon varios ganglios, la movilidad del brazo derecho se redujo bastante y muchos movimientos o no era capaz de hacerlos o dolían mucho.
Una amiga que también había pasado por un cáncer de mama, me comentó que su oncólogo le había aconsejado practicar yoga y pilates, para recuperar los 5 años de envejecimiento que sufren las articulaciones con los tratamientos quimioterápicos. Así que un buen día busqué en YouTube vídeos de yoga y me puse de lleno con ello.

¿Cómo es tu vida con yoga en tres palabras?
Llena de energía.

¿Y en más palabras…?
Me siento muy feliz de haber conocido esta disciplina y de practicarla. Me siento sana, con fuerza. Estoy feliz por no tener dolores, por poder realizar movimientos que antes eran imposibles. Ha sido como pasar de la oscuridad a la luz. Asimismo, voy siendo capaz de no enfocarme tanto en el resultado, como en el proceso de todo lo que hago (no solo me refiero al yoga) y disfrutar de ello.

¿Cómo sería tu vida sin yoga?
El yoga se ha convertido en una «necesidad», en algo vital así que si no lo practicara, me faltaría algo esencial.

¿Qué le dirías a alguien que está pensando en comenzar a practicar yoga?
Que empiece ya. Que no lo retrase ni un día más. Que pronto comenzará a notar los beneficios del yoga. Y que no busque excusas como falta de tiempo y/o espacio porque un hueco para una esterilla se tiene y tiempo también, ya que se puede comenzar con sesiones de media hora.

¿En qué ha cambiado tu cuerpo con la práctica?
Mi cuerpo ha dado un giro brutal como ver la luz. Ya no siento dolor en los brazos; soy capaz de hacer muchos movimientos que antes eran imposibles; me siento más ágil; no me duelen las articulaciones.
Es más fuerte a la vez que elástico. Se va moldeando. Las piernas más duras y fuertes al igual que los brazos. La respiración también va cambiando. Ya no la hago tan torácica y practico llenando primero el abdomen y después el pecho (aunque no siempre me acuerdo de ello pero en cuanto me doy cuenta, cambio).

¿Cómo está tu mente desde que practicas yoga?
Más quieta y pongo más atención en lo que hago. También tengo más control mental, por ejemplo, para aguantar en una postura que cuesta.

¿Lo que más te sorprendió de esta práctica milenaria?
He descubierto que yoga es la combinación perfecta de fuerza y elasticidad, junto con delicadeza. Al principio piensas que está chupao, que no te vas a cansar, que es más un rollo de respirar, etc., y luego te das cuenta de que no tiene nada que ver con todo eso. Los movimientos de yoga son pausados y transmiten esa sensación de delicadeza, fragilidad pero al mismo tiempo hay un trabajo de firmeza, de control mental y corporal.
El yoga es como una mariposa que a la vista es algo bello, delicado, pero con unas alas fuertes y firmes para poder volar.

Muchísimas gracias a todos los maestros y maestras, y a vosotros por estar aquí. Que tengas un buen día y cuides tu energía.

La maestra de yoga Marta Corrionero, de Ganesha Salamanca, está preparando un retiro de yoga del 24 al 26 de septiembre. Pero, si te apuntas esta primera semana de agosto, el precio especial es de 250€.

El retiro se realiza en la casa rural El Aceitero, de San Vicente de Arévalo, en Ávila.

Incluye: Alojamiento, pensión completa, yoga, talleres y mucho más…

 

 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba