fbpx
Jesús Málaga

Parque de la Merced

JESÚS MÁLAGA: ‘Desde el balcón de la Plaza Mayor’ (Memorias de un alcalde)

La Universidad de Salamanca pidió la verja del pretil de la muralla que se encontraba desmontada en el almacén municipal para colocarla para separar el edifico de la Merced, hoy sección de Matemáticas, del parque del mismo nombre que se había construido en la alcaldía de Pablo Beltrán.

El vivero municipal se trasladó a La Salle en diciembre de 1981. Se realizó el cerramiento y acondicionamiento en terrenos municipales.

El proyecto fue realizado por el Servicio de Arquitectura del Ayuntamiento. En enero de 1982 adquirimos juegos infantiles y 27 nuevos bancos por valor de un millón de pesetas. Tan poco dinero dio para mucho. Se colocaron en La Alamedilla, Paseo Fluvial, Jesuitas y en la Plaza del Campillo.

Parque de Villar y Macías

En este empeño para dotar a los barrios de parques les llegó la hora a Pizarrales, San Bernardo y Vidal. Al año justo de nuestro matrimonio nos fuimos a vivir a Pizarrales, a una de las casa de los bloques de Nícar. Desde la calle Ónice al colegio donde trabajaba María José había veinte metros, cruzar la calle. La parte de los bloques de Nícar que daban a la futura Avenida de Portugal estaba sin asfaltar, como también estaban en barro todas las calles que rodeaban nuestra casa.

Los vecinos protestamos por la incomodidad que suponía llegar a casa llenos del barro rojo que se pegaba a los zapatos y que era casi imposible de quitar. Cuando accedí a la alcaldía ya vivía en la calle Alamedilla, pero recordaba las penurias que mis vecinos seguían pasando con la falta de infraestructura. El 18 de octubre de 1982, rodeado de los que habían sido mis vecinos, inauguramos el parque de Villar y Macías que cuenta con 14.500 metros cuadrados. Se encuentra debajo de los bloques de Nicar, en la prolongación de la Avenida de Portugal  y Avenida de Villamayor. Se invirtieron en él diez millones de pesetas en arbolado, paseos, lugares de estancia, pistas de baloncesto, futbito y juegos infantiles. El proyecto fue realizado por técnicos municipales.

El objetivo de un parque para cada barrio estaba presente en mis discursos. En la inauguración del Parque de Villar y Macías dije que el árbol que adorna nuestro escudo no debía ser solamente un símbolo

Al repasar la gestión verde de los primeros ayuntamientos democráticos no debemos olvidar a un personaje activo, trabajador y creativo, Francisco Martín, ingeniero técnico agrónomo, responsable del Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Salamanca. Paco, extremeño de pro, cuidaba de los nuevos parques y de los jardines de toda la vida, conocía cada árbol, cada parterre y vivía la ciudad con el mismo entusiasmo que cuidaba cada una de las plantas de sus jardines.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba