fbpx
Más noticias

Por qué sienta peor la tercera dosis

Con incómodos efectos secundarios

Un estudio de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ha determinado que los efectos secundarios de la tercera dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna son similares a los de las anteriores. Sin embargo, hay pacientes que se han visto afectado por una sintomatología bastante peor. 

Entre los principales síntomas que manifiestan los vacunados con el suero de Pfizer están la fiebre, dolor de cabeza, fatiga, dolor en la zona de inyección, cefalea, mialgia, escalofríos y artralgia. Todos ellos de manera leve o moderada, según la AEMPS. En cuanto a los de Moderna, presentan hinchazón, enrojecimiento y dolor en la zona de inyección, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, dolor, fiebre y cansancio muscular. Nuevamente, también de carácter leve. No obstante, algunos de los más afectados, han calificado sus efectos secundarios como “muy incómodos y poco normales”.

Por este motivo, hay personas, especialmente las de mayor edad, que se muestran más reticentes al tercer pinchazo. Sin embargo, los estudios clínicos han demostrado la gran eficacia de la dosis de refuerzo, que reduce el riesgo de presentar cuadros graves por coronavirus. Más si cabe ahora, puesto que la variante ómicron, dominante a nivel mundial, cuenta con unas elevadas tasas de contagio.

El virólogo Estanislao Nistal explica que los efectos secundarios son “algo totalmente normal y positivo”. Más aún si se producen tras una vacuna, cuyo fin es arrojar un número de anticuerpos mayor. Además, la inmunorreactividad provoca que el organismo reaccione con mayor rapidez y eficacia, puesto que tiene una defensa previa de las dos primeras dosis.

De esta manera, tras la aplicación de la dosis de refuerzo, el sistema inmunitario se reactiva más pronto, provocando una reacción mayor. Para paliar las posibles dolencias, los expertos recomiendan el uso de paracetamol o ibuprofeno, durante dos días. Sobre la aplicación de la pauta de refuerzo tras haber pasado la enfermedad recientemente, Nistal considera que puede provocar “una reacción a un malestar mayor por el aumento de los niveles de anticuerpos”. A pesar de ello, no supone “ningún riesgo para la salud del vacunado”, explica.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba