fbpx
DeportesOpinión

Sobre el partido de Unionistas – Cabrerizos del pasado fin de semana

El pasado fin de semana se produjo un episodio que me gustaría contar para aclarar las muchas opiniones y comentarios que se han vertido al respecto.

Verán ustedes, se jugaba un partido de primera división provincial de categoría benjamín entre los equipos de Unionistas de Salamanca y Cabrerizos CF. Este partido se estaba celebrando en las nuevas instalaciones del Reina Sofía.

Pues bien, transcurría la segunda parte del partido y Unionistas dominaba el partido y el marcador por 10 goles. Durante el transcurso del partido, en ningún momento ni yo ni los padres de los jugadores del equipo visitante nos dirigimos al árbitro, de ninguna manera, ni favorable ni desfavorablemente, y fue en una jugada en la que todos los que estábamos allí apreciamos una irregularidad, concretamente una falta sobre el portero del equipo visitante y que finalmente el balón terminó dentro de la portería y con la consiguiente concesión del gol.

Ante los ojos de todos los que allí estábamos, interpretamos que el gol había subido injustamente al marcador, además de que era un tanto que ante un resultado tan abultado como se estaba produciendo, un gol más o menos tampoco era significante, por lo que se increpó al árbitro con esa palabra, “tonto”. Ojo, y digo, se increpó, porque ninguno de los padres que allí estábamos dijo nada más al colegiado. Acto seguido, el árbitro se dirigió hacia nosotros y pidió que quien le hubiera insultado abandonara el campo, decisión que se acató inmediatamente  por más padres y madres que allí estaban presentes.

Quiero dejar muy claro que no hubo ningún otro padre ni madre más implicados en los hechos que anteriormente he narrado como así se ha desprendido de las noticias que los medios de comunicación han publicado. En ningún momento se había insultado al árbitro antes ni se continuó haciéndolo, ni al árbitro ni a nadie, solo, y lo repito, se llamó tonto al árbitro en esa jugada puntual y de lo que el padre que lo dijo, realmente está arrepentido y pide disculpas.

En primer lugar pide perdón a los niños tanto de uno como del otro equipo por hacerles presenciar esa situación, al árbitro y al estamento arbitral que representa, por supuesto, ya que en ningún momento pensó y quiso menospreciarle con esa expresión, a ambos cuerpos técnicos y a todos y cada uno de los padres y madres que allí estaban presentes, a quienes se nos ha colgado un sambenito de forma inmerecida ya que  como se ha dicho anteriormente, solamente acompañaron la  expulsión del campo y quien vertiera o filtrara la noticia no ha hecho más que confundir y provocar.

Pide disculpas también a los vecinos de Cabrerizos a quienes se les ha llegado a insultar a través de las redes sociales y a través de los comentarios de las publicaciones que se han realizado en los diferentes medios de comunicación.

El club de Cabrerizos ha tomado unas medidas individuales hacia ese padre en cuestión (las cuales acata y acepta) y colectivas, cerrando el acceso al campo de los padres de los niños de este equipo benjamín, a quienes pide también perdón por privarles de estar a pie de campo animando a los pequeños en los próximos partidos.

Y ahora, díganme, y respondan con sinceridad, ¿han presenciado alguna vez un encuentro deportivo y ante un error arbitral no han pronunciado ningún calificativo? Tienen razón, los árbitros son personas y son humanos, por lo que tenemos que concederles la virtud del error.

Mañana comienza una nueva jornada para nuestros niños y niñas, no busquen a ese padre porque no asistirá al partido de su hijo, el mismo ha optado por ponerse su propio castigo, pero háganme un favor, antes de pronunciar cualquier descalificativo hacia cualquiera de los que participan del juego, piensen antes en las consecuencias que puede conllevar para quienes están sentados a su lado.

Muchas gracias.

Noticias relacionadas

5 comentarios

  1. Habría que preguntarse también porque este árbitro, portero del Villares Juvenil, pitó el año pasado un Villares Cabrerizos en el que perjudicó gravemente al Cabrerizos. Habría que preguntarse si ante la consiguiente queja del Cabrerizos no albergaba rencor contra este club. Habría que preguntarse porqué no paró el partido anterior con el Monterrey cuando, después de pitar un penalti que no era, desde la grada le llamaron «hijo de puta» clara y nítidamente. Habría que preguntarse porqué se filtró este acta a la prensa y no, hace varias jornadas, el acta del árbitro que tuvo que escoltar la guardia civil en Cabrerizos para protegerlo de la hinchada rival. Habría que preguntarse porqué aquel árbitro, ante insultos más graves y continuados no paró el partido y porque este si ante un simple «tonto». Habría que preguntarse muchas cosas…

    1. Perdona para tu información,ningún padre del Monterrey llamo hijo de pura al arbitro como dices,y precisamente en la grada estaban los padres de unionistas,así que no t líes metiendo a personas que no han hecho nada

    2. Simplemente porque la federación manda que los árbitros colaboradores piten a sus equipos. Protesten ustedes contra las decisiones de la federación, no contra los árbitros.

  2. Lo que está claro que no se puede insultar se equivoque o no se equivoque
    Porque no hay que olvidar jamas que están jugando niños . Los padres / madres ya tuvieron su oportunidad ahora dejen a los niños disfrutar .
    Y el árbitro que en estas categorías no será más que un chaval que le pagan 4 perras respetarle . Que como todo el mundo se puede equivocar

Deja una respuesta

Botón volver arriba