Opinión

Servicio de eurotaxi

No vamos a andarnos con tapujos: el servicio de eurotaxi en Salamanca es lamentable. Día tras día llamar, por ejemplo por la mañana para pedir uno de ellos, es escuchar sistemáticamente el mismo mensaje: “no tenemos ninguno disponible. Espere usted veinte minutos, cuarenta y cinco o hasta una hora y media”. Y no es que dentro de una amplia flota todos estén ocupados a la vez. Es que únicamente hay uno funcionando para atender la demanda de este servicio o ninguno como se produce también en determinados tramos horarios o días concretos.

Y no estamos hablando de nada sin importancia sino de un servicio vital para la movilidad de las personas que tenemos movilidad reducida. Tanto que sin él nos es imposible acceder a determinados servicios como una consulta médica.

[pull_quote_left]Y mientras tanto seguiremos sufriendo este servicio tan lamentable en un Ayuntamiento al que se le llena la boca con la palabra accesibilidad.[/pull_quote_left]¿Quién es el responsable de este despropósito? No lo sé ciertamente pero en último extremo, el Ayuntamiento de Salamanca que debe cumplir y hacer la normativa vigente. El REAL DECRETO 1544/2007, de 23 de noviembre, por el que se regulan las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los modos de transporte para personas con discapacidad establece en su artículo 8, apartado 2, la obligación de que el cinco por ciento de las licencias de taxi correspondan a vehículos adaptados con fecha 4 de diciembre de 2017. Esto representaría en Salamanca la cifra de unos once vehículos cuando a fecha de hoy creo que sólo funcionan dos.

¿Qué está haciendo el Ayuntamiento de Salamanca para cumplir la ley en esa fecha? ¿Sacará a última hora las licencias restantes a mayores de las que existen actualmente con el perjuicio para el sector? ¿No sería mejor ir promoviendo con medidas de apoyo la conversión de licencias actuales en eurotaxis?

Y mientras tanto seguiremos sufriendo este servicio tan lamentable en un Ayuntamiento al que se le llena la boca con la palabra accesibilidad.

Miguel Ángel Cuesta Gómez


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba