Opinión

Carta abierta a Mañueco

Carta abierta al candidato a la alcaldía de Salamanca por el PP, Sr. Fernández Mañueco.

Sr. Fernández Mañueco: llevo unos meses escuchándole calificar su mandato como el de la accesibilidad. Fíjese que digo meses. Si nos centramos en la mayoría de las acciones de las que usted habla para justificar esa afirmación, podríamos situar la mayoría de ellas en ese marco temporal. Por eso permítame poner en solfa ese calificativo a su mandato que, si no me equivoco, va a ser de cuatro años.

Vamos a hablar muy brevemente de accesibilidad. Usted la centra exclusivamente en eliminar las barreras arquitectónicas de nuestra ciudad, básicamente pasos de peatones y escaleras. Perfecto. Discutible pero perfecto. Pero olvida usted que hoy en día la accesibilidad lleva consigo un calificativo inseparable que es el de universal. Ello implica que los espacios deben ser accesibles no sólo para personas con movilidad reducida como las que usted suele citar, sino también para personas con alguna discapacidad de tipo sensorial , cognitivo o intelectual. No es el motivo de esta carta explicarle en qué consisten y qué acciones conllevan en el entorno. Acciones que usted y el ayuntamiento que preside han olvidado implementar en nuestra ciudad.

¿Y sabe por qué? Porque usted no tiene realmente en mente un proyecto de ciudad accesible. Podría haber empezado por algo muy básico. Redactar una nueva ordenanza municipal de accesibilidad que ustedes aprobaron pero no redactaron en el año 1995. Muy avanzada en su tiempo, se ha visto superada por la legislación autonómica y sobre todo estatal, promulgada posteriormente. Ahí sí se podría haber reflejado ese proyecto de ciudad accesible del que usted carece. Pero claro. No interesa. Tanto que ni siquiera han sido capaces de cumplir y hacer cumplir lo reflejado en esa ordenanza actualmente en vigor.

[pull_quote_left]Usted no tiene realmente en mente un proyecto de ciudad accesible. Podría haber empezado por algo muy básico. Redactar una nueva ordenanza municipal de accesibilidad que ustedes aprobaron pero no redactaron en el año 1995[/pull_quote_left]Podría ponerle múltiples ejemplos de incumplimiento de dicha ordenanza. Podríamos hablar del pésimo servicio de eurotaxi, del que ni se habla en ella, en nuestra ciudad. De la inaccesibilidad de muchos espacios y edificios públicos. De la inaccesibilidad de nuestro patrimonio histórico. De la escasa oferta de turismo accesible. De la inaccesibilidad de los comercios y servicios hosteleros. Simplemente un ejemplo: me produce una inmensa tristeza comprobar como la inmensa mayoría de locales que se están reformando para instalar nuevos negocios, sigan siendo inaccesibles. Y esa responsabilidad es tanto del propietario como de la administración que preside al no exigirla y facilitarla. No entiendo cómo se conceden licencias a proyectos que no contemplan la accesibilidad. Y el 4 de diciembre de 2017 está a la vuelta de la esquina.

Constátelo usted mismo. Dé un paseo con mirada objetiva para constatar estas cosas que estoy apuntando. Y si no es capaz de verlas haga como otros candidatos: saboreé un agradable paseo en silla de ruedas por el centro de la ciudad. Ya no digo por los barrios más alejados. Me ofrezco desde aquí como guía.

Miguel Ángel Cuesta Gómez


Noticias relacionadas

3 comentarios

  1. !Olé! Con un par. Sí señor!, las verdades del barquero. Y que antes de colgarse medallas debe hacer su trabajo que para eso se le eligió. Debo expresar que sin mi voto.

  2. Por no hablar de la pavimentación de las calles del centro, que llegas a casa cono si te hubiesen dado una buena paliza, por el traqueteo que supone ir en silla de ruedas por aceras desvencijadas y calles mal pavimentadas, eso los peatones no lo notan, pero si las sillas de ruedas. Otra grave cosa es los aparcamientos de minusválidos que utilizan los nietos de la abuela enferma, o las mamas del hijo discapacitado, los titulares de las tarjetas se quedan calentamos en casa, mientras los otros que tienen un salud de hierro y buenas piernas se van de vinos y de compras y abusan de esos aparcamientos que a otros hacen falta. Pero a usted eso le da igual ¿Verdad, Sr. Mañueco? Usted tiene chofer que aparca donde quiere y ese no es su problema. Mientras las personas normales se cabrean por las tarjetas de minusválidos y no se dan cuenta de que la mayoría de los usuarios de ellas no son mas que jetas. Que solamente si un día las tienen que utilizar, justificadamente, verán el mal que estaban haciendo.

  3. Otros, aunque no viene apropiado al tema tratado – pido disculpas – sufrimos esta absurda ORA en la que muchos residentes somos ninguneados por una ordenandanza absurda donde las haya, con un desprecio absoluto al derecho del residente a aparcarcar en la zona donde vive ya que al ayuntamiento solo le interesa recaudar, despreciando nuestros derechos. Este problema Sr. Mañueco deberia estar resuelto hace muchos años.

Deja un comentario

Botón volver arriba