fbpx
Opinión

Duro enfrentamiento empresarial

Las relaciones entre empresarios y trabajadores siempre han sido difíciles y hablar de buena relación entre ambas partes es muy complicado, pues se parte de intereses contrapuestos, y así ha sido desde los inicios de las relaciones laborales. Todos hacen esfuerzos porque están condenados a entenderse y usan la herramienta de la negociación colectiva para llegar a acuerdos, atendiendo a los preceptos constitucionales que garantizan la misma y asumiendo la responsabilidad que corresponde en estos casos. Si en Salamanca se ha conseguido lo más difícil, que es mantener una relación aceptable trabajadores-empresarios, sorprende que los empresarios salmantinos no se pongan de acuerdo entre ellos y sigan a la gresca, manteniendo en el tiempo esta guerra abierta que parece no tener fin y en la que, desgraciadamente, están implicados y tomando parte irresponsablemente algunos de nuestros políticos locales que ostentan responsabilidades muy importantes.

[pull_quote_left]No es momento de enfrentamiento ni de egos personales. Los empresarios deberían hacer esfuerzos para resolver sus problemas y recuperar su credibilidad. Se necesitan, más que nunca, asociaciones empresariales y sindicatos fuertes [/pull_quote_left]Si las asociaciones empresariales son organizaciones independientes constituidas democráticamente y sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es defender, representar y apoyar a todas las empresas, ¿cómo es posible que estén sucediendo estos enfrentamientos?, a no ser que detrás de todo este conflicto o guerra lo que verdaderamente se esconda es la defensa de intereses personales, económicos y feudos de poder. Lo que es evidente es que el clima de respeto se ha roto y cada vez las posturas están más encontradas llegando las discrepancias, en algunos casos, al terreno personal y a los tribunales. Las asociaciones empresariales salmantinas están viviendo momentos muy críticos y el aumento progresivo de sus conflictos está provocando desestabilización en el sector empresarial.

No es momento de enfrentamiento ni de egos personales. Los empresarios deberían hacer esfuerzos para resolver sus problemas y recuperar su credibilidad. Se necesitan, más que nunca, asociaciones empresariales y sindicatos fuertes que centren su estrategia de actuación en mejorar la economía y la creación de empleo en nuestra provincia. La propuesta de crear una mesa de diálogo social en Salamanca es prioritaria y un ejercicio de responsabilidad, además de una oportunidad estupenda para que nuestros políticos cumplan todas las promesas y compromisos que prometieron en sus discursos en las recientes elecciones, especialmente el alcalde de Salamanca y el presidente de la Diputación.

— oOo —

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Desgraciadamente en Salamanca no solo la Patronal está viviendo malos momentos. Todos vivimos de espaldas. Te propongo leer el siguiente artículo publicado en Salamancablog: salamancablog.com/2015/06/20/pacto-doce-junio/

    Y con estas mimbres…es imposible hacer un buen cesto.

Deja una respuesta

Botón volver arriba