Opinión

Nightmare in Toro Street: Pesadilla en la Calle Toro

Color Your LiveLa cena había sido copiosa, tanto, que del estómago salió un insomnio de campeonato mundial con sus temidas pesadillas: “De grandes cenas…¿?”.

Soñaba que el Duque de Wellington volvía con sus ejércitos “amigos” y destruía Salamanca como lo hizo en la “francesada”. ¿Hubiera hecho lo mismo si la ciudad hubiera sido Londres?:… “Quien bien te quiere te hará llorar”, dicen

El caso es que desperté de la pesadilla y decidí encontrar la paz paseando por nuestras preciosas calles, la noche era cálida y los pies me llevaron donde solo ellos suelen hacerlo en esta ciudad siempre cuesta abajo.

Glorieta del Rollo, Comuneros, Avda. de Mirat y calle Zamora. Allí aún despierto me perseguía la extraña pesadilla y todo por culpa de la cena. Ahora ya no era el Duque quien me perseguía, era el mismísimo imperio anglosajón cambiando los escaparates de todos nuestros comercios.

Never HideY así se podía leer: “Color your life”, “The body shop”, “New collection”; “shoes piel”, “the travel Brand”, “good Burger”, “sergent major-des hostoires plein la tête”-francés- y todo ello sin traducción a ninguna de las lenguas oficiales de la Península Ibérica. Si al menos hubieran estado en mi anhelado portugués…

Bueno, intenté animarme un poco pensando que así es más fácil aprender inglés sin tener que emigrar al Reino Unido a fregar platos.

Y así desconsolado decidí subirme por nuestra famosa Calle Toro, una de las más comerciales de España. Aquí la “fiesta anglosajona era total”: “We like back to school”; “Autumn-Winter, “All you need is love”, “New season is now”, “lover o fighter?”, “enjoy your store”, “Never hide: I´m an ex-convict”, “Shop on line”, “Make something”, “”Stay curious: don´t let them tell you no”, “never explain yourself”, “better clarity”, “casual feels good”.

Total que cuando llegué de nuevo a casa me dio por pensar en lugar de soñar, ¿será verdad que el mundo está cambiando y yo fuera de él?, ¿será verdad que al final la Troika nos impondrá una lengua única, una moneda única, un único sistema social y económico, una única piel, una única forma de pensar?

Y como la noche se hacía eterna, el “pensamiento” que todo lo enreda le dio por relacionar esta invasión con la destrucción de la mejor etapa de convivencia española desde que tenemos uso de razón, y sin que nadie le diera permiso, al pensamiento- se preguntó: ¿Qué habrían hecho y dicho los salmantinos si todos los letreros hubieran estado en catalán, vascuence o gallego?, ¡dios mío!: la “revolución”, que nos quitan lo “más sagrado”…

Pero no se preocupen por mí, esto solo fue una noche de pesadilla y realidad comprobada -que para eso llevaba móvil en mano-, al final, todo pasa y todo queda pero lo nuestro es pasar haciendo camino, camino sobre la mar y la dura y despoblada meseta castellana. Queridos amigos, mejor cenar menos…

Moraleja: La Capital del Español también puede ser de las Lenguas del Mundo.

Por: José Luis Blanco


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba