Opinión

¿Celos o envidias? // Jealousy or envy?

 

Todos hemos pasado por este tipo de sentimientos en nuestra vida personal y profesional. Los celos y la envidia son habituales entre los colaboradores y puede destruir el trabajo y el desarrollo de una actividad empresarial pudiendo poner en grave riesgo la credibilidad de la organización.

 

Ambos son sentimientos muy similares. Los celos aparecen cuando alguno de los trabajadores se siente desplazado porque el jefe tiene un mayor acercamiento a otros compañeros, mientras que la envidia se genera cuando alguno de ellos hace o tiene algo que el otro desearía para él. Las circunstancias que los generan se identifican, generalmente, con diferentes grados de autoestima, por supuesto, baja. La persona envidiosa no parará de hacer daño hasta conseguir su objetivo, lo que el otro posee; pero no piensa que resolver este problema está en su propia actitud.

Estos sentimientos enrarecen el ambiente y aparecen rumores infundados, comentarios hirientes y tensión y malestar, hasta el punto de que uno de los dos colaboradores, el envidiado o el envidioso, salga de la empresa o sea despedido.

Personalmente debemos no compararnos con otros, hacer nuestro trabajo lo mejor que podamos, valorar lo que hacemos, deshacernos de los miedos, tratar de mejorar el ambiente y centrarnos en las relaciones con las personas que más queremos.

Aquellos que tienen personal a su cargo deben dejar a un lado las competiciones; si se ha de competir que sea contra la competencia; mantener un sistema de recompensas transparente y equilibrado; evitar las comparaciones y sustituir la envidia por la superación personal. Esta última es una de las más poderosas para acabar con el problema; si hacemos ver y somos conscientes de que el cambio está en nosotros, se conseguirá erradicar este tipo de sentimientos.

Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia”. (Esquilo)

 

Jealousy or envy? 

We’ve all gone through these feelings in our personal and professional life. Jealousy and envy are common among employees and can destroy the work and development of a business and it may seriously jeopardize the credibility of the organization.

Both are very similar feelings. The cellos appear when any of the workers feel displaced because the boss has a closer relationship with other colleagues, while envy is generated when one of them does or has something the other would like for him. The circumstances that generate them are identified, generally, with varying degrees of self-esteem, of course, low. The envious person will not stop hurting until achieves his goal, what the other has; but do not plan to solve this problem is in him own attitude.

These feelings thin atmosphere and unfounded rumors, hurtful comments and tension and discomfort appear, to the point that one of the two collaborators, envy or envious, leave the company or be fired.

Personally we should not compare ourselves with others, do our job as best we can, appreciate what we do, get rid of fears, try to improve the environment and focus on the relationships with the people we love most.

Those who have their staff must put aside competitivety; if it is to compete against competition; maintain a transparent and balanced rewards; avoid comparisons and replace the envy for self-improvement. The latter is one of the most powerful ways to end the problem; if we see and are aware that the change is in us, it will get eradicate such feelings

«Few men have the strength of character enough to rejoice the success of a friend without feeling some envy». (Aeschylus)

Más información en: GESPROSAL


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba