Jesús Málaga

Un palacio convertido en convento

EEl convento de la Madre de Dios fue fundado en 1543 por Francisco de Loarte y su esposa María de Castro. Ocupa en su parte derecha el que fuera palacio de Pedro Maldonado y en la izquierda la casa del matrimonio Loarte. La puerta de la vivienda del comunero se encuentra tapiada desde los primeros años de vida del convento, observándose muy bien los contornos de la misma, semejantes a las dos casas que permanecen en la plaza: Maldonado de Ribas y Solís. La mansión de Pedro Maldonado es un exponente del gótico salmantino.

En la puerta adintelada, de grandes dovelas, todavía se vislumbra la existencia en el pasado de dos grandes escudos, hoy desaparecidos. A la izquierda se encontraba una ventana gótica, también tapiada, en la que falta la labra de la piedra superior que debió también ser picada por las nuevas inquilinas o por el poder real tras la prisión y muerte de Pedro Maldonado.

La casa fue expropiada a la vez que todos los bienes de los que el rey Carlos I y sus gobernadores consideraron los líderes de la revuelta. Las propiedades confiscadas fueron reclamadas por la madre de Pedro, Juana Pimentel, hermana del conde de Benavente, aliado del rey contra las Comunidades. El conde no logró evitar la muerte de su sobrino, pero debió de influir para que se devolvieran las propiedades a sus deudos.

Francisco Loarte, el gran benefactor del convento de la Madre de Dios, fue catedrático de leyes en la Universidad de Salamanca. Era natural de Ávila y estaba casado con María de Castro. No tuvieron hijos y decidieron dejar sus propiedades para fundar un convento de clausura de religiosas franciscanas de la tercera orden.

Solamente se puede visitar la iglesia solicitándolo previamente en el convento. Las monjas venden dulces del convento del Zarzoso, situado en el pueblo de El Cabaco y dependiente de la diócesis de Ciudad Rodrigo. Las religiosas del convento franciscano de la Madre de Dios elaboran hostias de pan ácimo para consagrar.

— oOo —

 


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba