Opinión

El vacío de 35 años de historia

 

Agradecida a la Universidad de Salamanca por el homenaje que se ofreció a mi padre César Real de la Riva y a su compañero y amigo Eugenio Bustos Tovar, regreso a casa y leo al día siguiente las reseñas de los medios de comunicación y entre ellas, la de los Cursos Internacionales de esta Universidad

Ojeo en sus páginas y me entero por primera vez, de que la fecha de fundación de los Cursos Internacionales actuales no es la de 1963, fecha en qué fundó mi padre los cursos de verano para extranjeros, sino la de 1929, fecha en que se instituyó la cátedra de Lengua Extranjera en la Universidad de Salamanca. Averiguo después, en el folleto que adjuntan, que no es exactamente una cátedra de Lengua Extranjera, sino una cátedra para todos los españoles y también extranjeros que quieran profundizar en el conocimiento de la lengua. Por tanto, me  surge la duda (porque no se explica), si en 1929 se fundó una cátedra de Lengua Española y otra de Lengua Extranjera, es decir, una segunda  cátedra de lengua española como lengua extranjera o era una misma cátedra. Ya que este hecho es la génesis del 90 aniversario de los Cursos Internacionales, creo que vale la pena explicarlo y documentarlo mejor.

También hablan de la asistencia de 11 alumnos extranjeros de diferentes nacionalidades ese mismo año y después, en años sucesivos, (no se especifica cuántos) En 1943, desaparecen los cursos, para “Reflorecer” veinte años después de la mano de César Real de la Riva.

No he hecho un resumen, esta es la Historia completa de los primeros 35 años de los Cursos Internacionales de Salamanca. Vean el rigor con qué está escrita la Historia de los Cursos Internacionales de la Universidad Menéndez Pelayo de Santander, y de las publicaciones de esta Universidad sobres su Historia y sabrán de que les hablo.

La Universidad de Salamanca y sus Cursos Internacionales habrán tenido razones poderosas para adelantar la fecha de fundación a 1929, sin embargo, como resultado de este adelanto, la historia resultante es bastante farragosa, porque no hay una cronología lógica y se produce un vacío de Historia durante 35 años, que es difícil de rellenar (por no decir imposible).

En otras Universidades con Cursos Internacionales veteranos, (Santander y Jaca), la llegada de estudiantes extranjeros a sus Universidades en los años 20, la encajan en su Historia, como “antecedentes históricos” (Santander 1926) y la fundación, es la fecha cuando se constituyen estos cursos para extranjeros como entidad universitaria (Santander 1932). Un año o como mucho dos después, comienza la primera edición de sus cursos internacionales (Santander 1933).

Sin embargo, al adelantar la fecha de fundación en Salamanca a 1929, esta cronología, lógica, ya no existe, es justamente al revés. La fecha de fundación (1929) es 35 años anterior a su institución como entidad universitaria (1963), y la primera edición de sus cursos para extranjeros, no es al año siguiente de su fundación, sino 35 años después, en 1964. Así, se celebra, el 90 aniversario, pero la edición número 65 o “LXV edición”.

Bien creo, que son los únicos Cursos Internacionales de toda España, en los que la fecha de fundación no coincide con la primera edición.

No crean que con este artículo quiero reivindicar la figura de mi padre como fundador. No es mi intención y además, él no me lo hubiese permitido. Hasta me parece bien que no lo sea. Los principios por los que se rigen actualmente los Cursos Internacionales son totalmente distintos a los que mi padre tuvo cuando fundó aquellos “modestos e incipientes” cursos de verano para extranjeros en el año 63. Modestos, porque (como se contó dos veces en su homenaje), si tenían pérdidas, mi padre lo pagaba de su bolsillo y así viene reflejado en el Acta de la Universidad. (Sé, que varios miembros del Claustro se oponían).

Incipientes, porque partió de cero o eso he creído yo siempre No sé si hubo antecedentes históricos que yo desconozca, (tampoco se explican), pero si existieron, sería fácil buscarlos (por ejemplo, en los archivos del periódico” La Gaceta”, que desde 1920, recogen los acontecimientos de la ciudad).

Creo que es una descripción histórica muy imprecisa, decir que con él “Reflorecieron” o se “Refundaron” unos pioneros cursos de extranjeros de 1929.

Qué podía “Re-florecer” mi padre en el año 63, ¿La asistencia de 11 estudiantes extranjeros a la Universidad de Salamanca en 1929?, es decir 35 años antes, ¿Las 34 0 35 ediciones anteriores que no habían existido?

En cuanto a “Refundar”, pudiera ser, si la fecha de constitución de una cátedra es válida como fecha de fundación de una Institución universitaria.  Hacerse se puede hacer, porque se ha hecho, pero que esté justificada históricamente, es otro cantar.

El bagaje de César Real, no fueron los pioneros cursos de extranjeros del año 1929, sino el conocimiento de los Cursos de verano para extranjeros de Santander, de los que fue ponente muchos años. También fue ponente de los de Jaca, que, aunque mucho menos importantes que los de Santander, son los más antiguos de España.

Por eso me ha sorprendido leer, que anuncian los Cursos Internacionales de Salamanca actuales, como los más antiguos de toda España. Que son los más importantes, nadie lo duda, pero no son los más antiguos, aun teniendo en cuenta la fecha de fundación en 1929.

Si mi padre hubiese podido adelantar la fecha de fundación de 1963, lo hubiese hecho encantado, porque siempre se lamentaba de que los cursos para extranjeros de Santander fuesen anteriores a los de Salamanca. Salmantino de pro, profesor de esta Universidad, inmerso en todas las actividades culturales de la ciudad, si hubiese existido una Institución previa que reseñar y tomar como punto de partida, la conocería de primera mano y no dudo de que le hubiese dado el homenaje debido, pero no lo hizo.

Este respeto por la Historia que a mí me han inculcado, es el motivo por el que escribo estas líneas, e insisto, no para reivindicar la figura de mi padre como fundador. Es más, me gustaría que lo apartaran definitivamente de la historia de los Cursos Internacionales de esta Universidad, porque él, así lo hubiese querido.

Su afán, por querer voluntariamente quedarse a un lado de todo honor y distinción que le hubiese podido corresponder, lo testimonió delante del Rector de la Universidad de Salamanca y del Director de los Cursos internacionales, el catedrático Emilio de Miguel en el homenaje del día 1 de octubre.

Aprovecho esta ocasión, para darles las gracias, porque con sus anécdotas, reflejó fielmente el espíritu de mi padre y me hizo recordarlo y sonreír.

En Salamanca, a 9 de Octubre de 2019

Paloma Real Ramos (hija de César Real de la Riva)



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba