Jesús Málaga

Las escrituras de Vidal y las casas del Ministerio del Aire

JESÚS MÁLAGA: ‘Desde el balcón de la Plaza Mayor’ (Memorias de un alcalde)

La Corporación urbanizó las calles que con el tiempo habían quedado completamente deterioradas. 43 millones fueron empleados en las calles la Esperanza, Pastores, Leñadores, Jardineros y del Comercio. Concluida la rehabilitación nos pusimos manos a la obra para entregar las escrituras de propiedad. Cada vecino tenía que firmar conmigo la escritura de venta una vez amortizada la deuda con el Ayuntamiento, promotor de aquellas viviendas. Sentado con cada uno ellos en el salón de recepciones, me contaban la emoción que sentían, la mayoría descendientes, por conseguir la anhelada propiedad de la casa donde habían vivido con sus padres, muchos de ellos fallecidos en el largo periodo transcurrido desde la adjudicación de la vivienda.

Quiero hacer una breve referencia a la compra de las Casas del Ministerio del Aire, en el barrio del Oeste. El Ayuntamiento aportó 16 millones de pesetas para convertir un edificio ruinoso en 32 viviendas nuevas. Se sumaban a otras 32 que se construían en Pizarrales. Las obras fueron realizadas por la Junta de Castilla y León, por la Consejería de Obras Públicas y Ordenación del Territorio. La firma la realizamos en mi despacho. Por defensa estampó su rúbrica el coronel del Ejército del Aire José María Subrá. La planta baja del edificio rehabilitado sirvió de acomodo al centro cívico del Oeste, barrio que siempre ha destacado por sus creativas iniciativas vecinales.

Las viviendas sociales de Pizarrales están situadas junto a las piscinas del barrio. Su construcción corrió paralela con la ampliación de estas instalaciones de baño. En 1987 comenzamos una nueva experiencia, la oferta de viviendas en alquiles. Los precios eran muy bajos incluso para aquellos años, oscilaban entre las 4.900 y las 9.200 pesetas.

La presión sobre el Ayuntamiento cada vez que se anunciaban nuevas promociones de viviendas era impresionante. Para cada vivienda ofertada había varias decenas de solicitudes. Fernando Fernández de Trocóniz instituyó el Patronato Municipal de la Vivienda. Aprovechó las posibilidades de adquisición gratuita de terrenos que le facilitaba la puesta en marcha del PGOU para construir con la Junta viviendas que se ofertaban a la vez que las de protección oficial del Gobierno Regional. Esta política fue continuada en nuestro tercer mandato. La puesta en el mercado de cientos de viviendas fue bajando la demanda hasta el punto que en las últimas promociones es equiparable a la demanda, algo imposible de creer cuando comenzó la andadura de la primera Corporación.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba