Jesús Málaga

El gran problema de Salamanca: el agua

JESÚS MÁLAGA: ‘Desde el balcón de la Plaza Mayor’ (Memorias de un alcalde)

Se cuenta que el rey de Arabia Saudita, cuando este país era un montón de arena y no se habían descubierto los enormes yacimientos de petróleo, viajó al Reino Unido para realizar una visita de Estado. Alojado en un hotel de lujo e instalado en una suite tuvo necesidad de ir al baño. Pasó el tiempo sin que saliera del servicio y los escoltas comenzaron a inquietarse. Preocupados por una posible indisposición del monarca irrumpieron en el cuarto de baño y encontraron al rey sentado junto al lavabo, abriendo y cerrando el grifo. Le preguntaron si se encontraba indispuesto, el rey, sin dejar de mirar el chorro de agua que surgía cada vez que abría el grifo exclamó con admiración: ¡nunca se acaba!

Esta anécdota del rey saudí sirve para introducir este apartado del agua. Los políticos avezados saben que ningún ciudadano te votará o dejará de votarte porque todos los días salga agua por el grifo, pero ¡ay de ti si un día deja de salir! Las faltas de agua y luz producen trastornos indescriptibles en los hogares. La vida moderna está sometida a la aportación instantánea de estas dos prestaciones. La escasez o deficiencia en el servicio suministrador del agua es motivo de desafección del político con sus administrados.

Al llegar al Ayuntamiento, en abril de 1979, el problema más acuciante de Salamanca era la falta de agua en el 40% de sus viviendas. Barrios enteros tenían que ducharse de madrugada porque no llegaba agua a sus grifos o si lo hacía era un hilillo que no servía para asearse debidamente.

Pablo Beltrán de Heredia, al final de su mandato, tuvo que soportar una de las manifestaciones de protesta más numerosas pidiendo su dimisión por no solucionar el problema del agua en los barrios altos de la ciudad.

— oOo —


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Veréis que risa os va a dar cuando monten la planta de compostaje en Galleguillos, pedanía de Gastes. La van a poner en una ladera a 300m del río Gamo.

    Sabiendo quien lo va a montar la elección de la parcela está pensada para que cuando rebosen las balsas la mierda vaya al río. Y diréis y a nosotros que nos importa que tiren mierda en un pueblo de mala muerte donde no viven ni 4 gatos….. Pues sencillo, el río Gamo desemboca en Villagonzalo, justo donde está la captación de agua para Salamanca.

    Asi es que ir comprando agua que como los de la planta de compostaje han ****** a la mitad de los funcionarios de medio ambiente de la junta, por mucho que luchen los 4 gatos de Galleguillos tienen difícil pararla para que los señoritos de ciudad tengan su agua potable.

    Un saludo y fuerza a la plataforma Gajates sin mierda

Deja un comentario

Botón volver arriba