Jesús Málaga

Las depuradoras de aguas residuales

La depuradora de aguas residuales de Tejares la construyó el MOPU. Se iniciaron en 1978, con el último Ayuntamiento predemocrático, y estuvieron mucho tiempo paralizadas. Las obras finalizaron en 1983. Su coste aproximado fue de 250 millones de pesetas. Salamanca se adelantaba a muchas otras ciudades de España en depurar, aunque solamente primariamente, sus aguas. Se hacía necesaria la construcción de la depuradora de aguas residuales por la contaminación que sufría el Tormes con los vertidos sin depurar, cuyos efectos se hacían sentir en el río a su paso por Ledesma.

La depuración primaria consistía en la eliminación de los residuos sólidos, las grasas y el lodo. Quedaban sin depurar los vertidos químicos. Una vez que se puso en marcha la primera depuradora de aguas residuales, el Ayuntamiento solicitó la segunda, de nueva generación, que realizaría una depuración integral. El agua que vertería esta última al Tormes se podía beber sin problemas, aunque yo, que soy un poco escrupuloso, no la bebería.

La depuradora de aguas residuales entró en funcionamiento a finales de octubre de 1984. Ubicada en la Huerta Otea trataba 300 litros por segundo, que era el 50% de las aguas residuales de la ciudad. Trabajaban en ella 13 operarios. Transcurridos tres meses ya se pudieron tratar el 100% de las aguas negras.

Para la depuradora de segunda generación el Ayuntamiento aportó el 40% de su coste y se comprometió a hacerse cargo de su funcionamiento después de transcurrido un año de su finalización. El periodo de prueba estaría a cargo de los técnicos del MOPU. Poner en funcionamiento la depuradora de aguas residuales supuso un coste de mantenimiento que en 1984 ascendió a la considerable cifra de 32 millones de pesetas para tratar 20 millones de metros cúbicos. La empresa adjudicataria se comprometió a la formación del personal especializado en el tratamiento de aguas residuales, especialización entonces novedosa por las escasas depuradoras puestas en marcha en España. Pero la apertura de la depuradora dejó sin resolver otros vertidos al Tormes. En 1983 el río recogía las aguas residuales sin depurar de Santa Marta, Tejisa, Mirat, la Azucarera, y el Zurguén.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba