fbpx
Jesús Málaga

La generosidad de la Compañía de Jesús

JESÚS MÁLAGA: ‘Desde el balcón de la Plaza Mayor’ (Memorias de un alcalde)

Realizamos la firma después de una negociación con el ecónomo general, un jesuita de la familia de los Elosúa, los aceiteros. Pagamos los árboles frutales y nos dejaron abonar la cantidad en cómodos plazos.

Al cumplir un año de nuestra llegada al Ayuntamiento, previa división de la huerta conforme habíamos convenido, abrimos al público la finca para que fuese apreciada por los salmantinos.

Sesenta mil personas la visitaron en un solo día. Todavía conservo una hoja explicativa del futuro parque que entregamos a los visitantes. La ciudadanía acogió la compra con alborozo. El diario el País abrió su edición con el asunto valorando la buena gestión de los nuevos ayuntamientos, poniendo como ejemplo la adquisición de la huerta de los Jesuitas que a precios de mercado habría ascendido a más de dos mil millones de pesetas y que había sido adquirido por algo más de cien.

Después vino el proyecto, las obras para la conversión de la huerta en parque y su inauguración. En febrero de 1982 la Huerta de los Jesuitas ya tenía proyecto para convertirla en jardín.

En las navidades de 1979 el Ayuntamiento y la Compañía de Jesús llegaron a un acuerdo para la adquisición y venta de la misma a los ciudadanos salmantinos. El importe final fue de 50 millones de pesetas, a los que había que sumar otros 50 distribuidos en 30 anualidades.

En el proyecto se respetaron la mayoría de los árboles frutales, manzanos y perales, que cubrían los dos tercios del espacio.

Se realizaron paseos, lugares de estancia y de juego para niños, lectura y deporte. También se construyeron un bar, juegos de calva, petanca, bolos leoneses y rana. Se dotó el espacio de pistas deportivas y de baile, y se recuperó la antigua vaquería para destinarla a Casa del Artista y una zona en sus alrededores para exposiciones al aire libre. Se dotó al parque de un paseo de pérgolas con rosales trepadores, y pequeñas plazas con fuentes.

Cubiertas MZOV urbanizó el Parque de los Jesuitas por valor de 59,2 millones de pesetas. Guillermo Sánchez Gil fue el arquitecto que tuvo que desacralizar y trasladar los restos del cementerio de los religiosos que quedaron dentro de la huerta cedida.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba