fbpx
Opinión

La autovía a ninguna parte

Alfonso Fernández Mañueco acaba de anunciar como medida estrella, para compensar por el tremendo incendio forestal de la Sierra de la Culebra, la reactivación del proyecto de autovía entre Zamora y la frontera portuguesa.

Curiosamente, no tiene competencias en las carreteras del estado. Podría haberse centrado en alguna de sus competencias. Pero es que, además, la autovía no soluciona ninguno de los problemas producidos por el incendio. Lo que necesita la Sierra de la Culebra son buenas carreteras entre los pueblos, no una autovía. De hecho, la mayoría de estos pueblos tienen carreteras aceptables que sí se pueden mejorar.

El desnortado presidente se ha quedado sin argumentos para apaciguar los ánimos de las gentes zamoranas y se saca de la manga el tema de la autovía, un presidente estancado en el siglo pasado, en su afición por las grandes infraestructuras e interés por venderlas como progreso, cuando el interés, tanto en su misma persona como en su entorno político, está ligado a las grandes empresas de construcción de este país.

Esperamos que el disparate de la autovía Zamora-frontera, no se llegue nunca a ser realidad. Las previsiones de uso de estas infraestructuras es que van a menos, ¿O acaso no hemos aprendido nada del fracaso de las radiales de Madrid infrautilizadas y subvencionadas por el Estado? El precio de los combustibles nunca volverá a ser barato, las materias primas (especialmente algunos metales y las tierras raras que sirven para fabricar las baterías de los coches eléctricos), están subiendo espectacularmente de precio y, por último, los compromisos internacionales por la emergencia climática obligan a disminuir la movilidad con vehículos privados. El mismo borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima prevé una reducción anual del 1,5% del tráfico de coches y desde luego, en el caso de Castilla y León, especialmente en la raya portuguesa, seguramente esa reducción sea superior.

Por otra parte, ningún documento avala la justificación de la necesidad de esta infraestructura, en una zona geográfica donde el volumen de tráfico es insignificante, con multitud de pueblos muy pequeños. Ni se han contemplado alternativas (como obliga la ley), ni se ha contemplado el coste-beneficio ni tan siquiera su sostenibilidad económica.

Toda la Raya, incluida la Sierra de la Culebra, necesita una propuesta política decidida. Propuesta que nunca se ha hecho para mantener su población, su sector agrícola, ganadero, forestal, y sus recursos turísticos y naturales. Lo que no necesita es esa la autovía anunciada que además es lo menos sostenible que existe.  Sin embargo, muchas voces, desde distintos sectores, incluidos los empresariales, han reclamado la recuperación del tren Ruta de la Plata, y para el caso de los pueblos del Aliste, la Culebra y la Carballeda, añadimos en el Comité Antinuclear, la mejora y frecuencia de los trenes convencionales.

Por. Asociación Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba