fbpx
Local

“La reacción de la Junta ha sido tardía”

Csif pide que se revise toda su plantilla de brigadistas, la contratación y las condiciones

En los últimos días, miles de hectáreas en Salamanca y otros puntos de Castilla y León. Federico Martín, presidente provincial de CSIF Salamanca considera que, ante esta situación, “la reacción de la Junta ha sido tardía”. 

La reciente ola de calor que ha azotado España y la falta de lluvias han provocado que el campo y los montes estén muy secos. De esta manera, los incendios forestales que se están produciendo presentan una mayor virulencia, así como una mayor dificultad para apagarlos. Sin embargo, la otra cuestión fundamental que ha generado esta situación consiste en la falta de personal contra los incendios además de la falta de previsión por parte de las administraciones.

El presidente provincial de CSIF Salamanca, Federico Martín, ha lamentado que las brigadas antiincendios trabajen “en unas condiciones muy precarias”. “Actúan en situaciones de emergencia y el hecho de no tener un estatuto que regule la profesión provoca que, los propios profesionales muchas veces o saben si la tarea que están desarrollando es o no peligrosa, o si la tienen que desarrollar o no”, denuncia.

“Es básico que el Gobierno central establezca un estatuto básico marco para el bombero y que la Junta de Castilla y León revise toda su plantilla, la contratación y las condiciones en que se desarrolla esa contratación”, reivindica.

Dentro de estas condiciones laborales, las salariales también resultan insuficientes. “Al no estar regulados en una norma general, sus retribuciones no se corresponden a veces con el grado de peligrosidad que asumen, con el grado de responsabilidad que tienen o con las tareas que desarrollan. Por tanto, no es suficiente porque los conceptos de su nómina en muchos casos no tienen en cuenta su realidad”, señala el dirigente de CSIF, que también reconoce escasos los medios de que disponen.

Por otro lado, Martín expone que “es evidente” que no hay suficientes brigadistas. Asimismo, explica que “el trabajo de los brigadistas debería mantenerse durante todo el año de una forma estable. Por supuesto, que hay que reforzarlo durante el verano, pero esos refuerzos deberían contratarse en mucha mayor cantidad y ser muchos más. Exactamente que los que están todo el año, deberían ser más y hacer labores de prevención a lo largo del año entero”.

Como viene siendo habitual desde hace años, buena parte de los servicios de prevención y extinción de incendios dependen de contratas a empresas privadas. Esta cuestión suscita el rechazo de CSIF, como así lo expone su dirigente en Salamanca. “Es un servicio público que se debe prestar desde las Administraciones Públicas”, afirma rotundo. En este sentido, aprovecha para recalcar que “las privatizaciones no ahorran dinero, lo que hacen es derivar impuestos de los ciudadanos hacia empresas privadas. Las empresas trabajan por beneficios empresariales, y esos beneficios salen del sobrecoste y la precarización del servicio que se presta y de los trabajadores”.

Mala planificación

Los incendios forestales, por desgracia, están presentes todos los veranos. Es por ello que una buena planificación y previsión son muy efectivas para evitarlos y sofocarlos lo antes posible. Federico Martín denuncia “una clara y evidente falta de previsión. Porque no había ninguna duda de que incendios iba a haber. Más en un año en el que el monte está muy seco porque no ha llovido mucho, por lo que es evidente que había un mayor riesgo de incendios. No estábamos preparados. Hay un déficit estructural de previsión de efectivos para trabajar en el monte. Eso ya lo conocíamos y ese déficit no se está paliando desde las Administraciones”.

A la deficiente planificación se le añade que “la reacción de la Junta ha sido tardía”. “Entiendo que la Junta no ha visto la dimensión del problema y, de hecho, llevamos más de una semana con el incendio de Monsagro, por ejemplo, y no se está siendo capaz de controlarlo. Por no decir otros como el de Cebreros, que se está declarando como inextinguible por parte de la Junta”, añade.

Las soluciones

Ante una situación tan grave y desesperante como la que está atravesando el país en general y la región en particular, Federico Martín ha enumerado las soluciones que su organización considera “muy claras”. Con su aplicación, el dirigente cree que “la situación indudablemente mejoraría de forma sustancial.

  • Mayor planificación a medio plazo”.
  • Más efectivos para trabajar en las brigadas forestales”.
  • “Una campaña de prevención de incendios durante todo el año”.
  • “Muchos más agentes medioambientales y bomberos forestales que trabajen de forma permanente al servicio de la Administración”.
  • “Un estatuto básico que recoja esas necesidades de la profesión de bombero forestal”.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Y del incendio de Avila del año pasado, qué?. Se aclaró algo?. Sirvio para algo?. Hubo responsables?, …… pues eso. Todo seguira igual, y los que son, al bollo

Deja una respuesta

Botón volver arriba