Cosas de la vida

Paloma Aguirre de Carcer: «La posición de los astros el día que nacemos tiene información valiosa para nosotros»

Tranquila en sus contestaciones, Paloma Aguirre de Carcer, desgrana cada particularidad de los signos del zodiaco y nos acerca más a una ciencia milenaria que ha fascinado a todas las culturas y civilizaciones

 

La astrología como ciencia es milenaria. ¿Continuamos mirando al cielo o se nos olvida que existe el cosmos?
Desgraciadamente, se nos ha olvidado. Todo lo relacionado con los lenguajes simbólicos se ha perdido desde hace tiempo y en concreto, todo lo relacionado con la astrología se ha adulterado mucho debido a la información que recibimos a través de las revistas y periódicos, donde lo que aparece es, casi me atrevería a decir, falso. Lo más esperanzador es que ahora existe una especie de renacer de la astrología, parece que en general se está tomando conciencia otra vez de esta ciencia milenaria que esconde preciosísimos tesoros.

¿Qué nos perdemos por no mirar al cielo?
El conocernos mejor, el poder saber cómo funcionamos como organismos biológicos que piensan, sienten y actúan. Cuando uno se conoce mejor es más fácil responder adecuadamente y sin esfuerzo psicológico a los estímulos que la vida presenta. Y de esta forma, va apareciendo un proceso de desidentificación y objetivación de nuestras tendencias mentales más habituales.

¿Cuánto determina el día que nacemos en nuestro carácter?
Más que la palabra determinación, utilizaría el concepto jungiano de sincronicidad. Hay un axioma hermético, de índole esotérico, que dice que “como es arriba es abajo”, lo que significa que lo que sucede a nivel planetario, está ocurriendo o se refleja a todos los niveles en la manifestación. Y en esa manifestación aparecemos nosotros como organismos biológicos. Es como apuntar que todo está interconectado. En el momento en el que nacemos, los planetas tienen una posición con un significado específico a nivel arquetípico, y eso se refleja así mismo en nosotros como seres humanos. No es que la posición del planeta te determine o condicione, sino que tanto el planeta como tú como ser humano, os manifestáis con cualidades probabilísticas parecidas. Se da una relación de sincronicidad entre ambos.

Una carta astrológica elaborada por Paloma Aguirre de Cárcer.
Una carta astrológica elaborada por Paloma Aguirre de Cárcer.

¿Influye también el día en el que nos conciben?
El momento en el que nos concibieron está cargado de infinitas informaciones potenciales sobre nosotros mismos. Saber en qué día y a qué hora hemos sido concebidos aportaría una carta astrológica profundamente precisa sobre nuestra forma de ser y de responder al mundo. Conviene recordar que estamos manejando un lenguaje simbólico, sagrado y absolutamente mágico. Con esto quiero indicar que estas dos cartas, tanto la proveniente del momento de la concepción como la proveniente del momento de nacimiento, están íntimamente relacionadas. Lo que sucede es que es muy difícil conocer los datos del momento de la concepción y por eso, usamos los datos del nacimiento, igualmente válidos.

La astrología es una ciencia que han estudia todas las culturas, desde los incas hasta los griegos. ¿Qué nos une a todas las civilizaciones?
El significado más metafórico de mirar y estudiar el cielo reside en que nos permite conectar con algo que trasciende nuestra naturaleza física y que nos revela esa otra naturaleza más profunda, nuestra naturaleza real, y que en muchas tradiciones orientales se denomina como Conciencia.

¿Qué fuerzas ejercen en nosotros el Sol y la Luna?
A través del símbolo del Sol conocemos nuestra parte más masculina, más racional. El Sol está relacionado con el conocimiento, con nuestra parte más intelectiva. La luna es el símbolo relacionado con el mundo emocional, con nuestro mundo infantil, con la madre, la memoria, el inconsciente y por tanto, con el fascinante y escorpiano mundo de las sombras.

Paloma, ha hablado de la banalización de la astrología en los medios de comunicación. ¿Nos influyen tanto los horóscopos?
La información que se da es banal, escasa y superficial. Desprestigia a una ciencia como es la astrología, desde mi punto de vista, un instrumento de autoconocimiento reverencial. Los horóscopos que aparecen en las revista carece de profundidad y veracidad.
De nuevo, señalar que los planetas no nos influyen. Actuamos de la misma forma que lo hacen ellos.

signos del zodiacoDenos unas características comunes a los que hemos nacido bajo el mismo signo.
Vamos a intentar hacer una pequeña síntesis de la información esencial contenida en los signos o arquetipos astrológicos. Aries es el impulso a la actividad sin control y está íntimamente relacionado con todo lo que tiene inicio. Y esto se da no solo en el ámbito de la acción del ser humano sino que se da en todo lo manifestado. Cada vez que hay movimiento o que algo se inicia, ahí está Aries. Si hablamos de Aries a nivel psicológico tendríamos que hablar de factores como asertividad, valentía, determinación, etc. Tauro está más relacionado con la materia, con la forma. En el ser humano estaría relacionado con el percibir el mundo a través del cuerpo, de los sentidos. Es un signo de tierra y por tanto a nivel psicológico daría personas con un buen sentido práctico de la vida. Géminis tiene que ver con el contacto. Allí donde hay contacto está Géminis, y por tanto a nivel humano, tiene que ver con la mente, como instrumento por excelencia de comunicación, y por tanto con el lenguaje. Cáncer es el signo de lo emocional por excelencia y la Luna, su regente aporta información del mundo del sentir. Cáncer es el sentido de pertenencia, de familia, de grupo, de tribu, la madre, etc. Leo como arquetipo apunta al principio de jerarquización , de orden. Con Leo, la persona se manifiesta como un individuo único, como una identidad que brilla con luz propia. Virgo es el impulso a la habitualidad. Cuando hay mucha presencia de la energía de Virgo en una carta, da personas que pueden ser muy obsesivas pero también que poseen una profunda comprensión de lo que significa estar al servicio de otros.

¿Los Virgos van recogiendo de todos los símbolos?
Algo así. Resumiéndolo mucho, mucho, puedo decir que “Aparezco con Aries, tomo un cuerpo con Tauro, a través de cuyos sentidos percibo la vida. Géminis me hace tomar conciencia de mi mente y por lo tanto, de mi capacidad de pensar y de comunicarme. Cáncer me hace darme cuenta de que tengo un mundo emocional, y un profundo sentir. Leo da orden y uniformidad a todo y aparezco como individuo y Virgo pone todo lo anterior al servicio de la vida. Es un signo que da un giro muy radical a todo lo anterior. Virgo intuye un orden superior que lo transciende y en consecuencia, se pone a disposición de ese orden. Esto a nivel psicológico puede desembocar en obsesiones relacionadas con el orden.

Continue con los demás signos.
Libra es el que nos hace tomar conciencia de que no estamos solos, que existe un otro. Libra es la percepción de la complementariedad. Es decir, con Libra comienza un proceso de autoconocimiento a través del otro; un proceso que en su sentido más venusino, conlleva el gozo y el placer de poder compartir la vida con el otro. Puedo jugar y gozar de la vida porque hay otra persona que está acompañándome. Esto está muy arraigado en la energía de Libra. Después aparece el maravilloso y enigmático Escorpio, que nos da la posibilidad de conocer la sombra que reside en mí y poder integrarla. La relación con el otro ya no solo es fuente de gozo sino que se convierte en un excelente espejo de mis propias sombras. Escorpio es pasión, intensidad, crisis entendidas como excelentes oportunidades de transformación; Escorpio es muerte, es renacimiento, es la comprensión profunda de que la muerte está implícita en la vida. Cuando yo ya he integrado las sombras que tan intensamente me ha presentado Escorpio, aparece Sagitario, un signo que ofrece una absoluta confianza en la vida. Sagitario es un signo de fuego que comporta una comprensión profunda de la realidad y de uno mismo. Es una energía optimista, alegre y confiada, pero conviene señalar que una persona Sagitario habrá alcanzado la madurez psicológica que le brinda este signo siempre que haya integrado en sí misma la energía radical y determinante de Escorpio. A continuación, llega Capricornio, un signo de tierra y aquí la persona puede concretar cuál es su misión en la vida, su posición y su vocación en esta aventura existencial. Seguidamente, nos encontramos con Acuario, que es eminentemente un signo social, un signo que trasciende lo individual o donde lo individual se pone al servicio de los intereses comunitarios. Acuario Invita a las vivencias en grupo. Es un signo de libertad, de independencia,… Es muy hermoso. Y el final del ciclo lo protagoniza Piscis, que es un signo de agua, donde aparece la vuelta a casa, al origen, al océano. Y desde donde empezaría un nuevo ciclo con la energía emergente de Aries.

Uno de los cursos de astrología impartidos por Paloma Aguirre de Cárcer.
Uno de los cursos de astrología impartidos por Paloma Aguirre de Cárcer.

¿Qué le diría a todos los que opinan que la astrología no es una ciencia?
No les diría nada. Dejaría que la vida se ocupara de hacerles entender, a su debido momento, lo que tienen que comprender. Ellos hablan desde el desconocimiento. La ignorancia es muy atrevida.

¿Por qué nos fascina tanto la astrología? Todos conocemos nuestro signo del zodiaco y alguna de las características comunes que tiene.
Nos fascina porque en el inconsciente todos sabemos de la grandiosidad y magnificencia de esta ciencia que encierra unos tesoros bellísimos.

¿Tenemos que preguntarle el horóscopo a una persona de la que nos enamoremos para ver si somos compatibles como pareja?
La carta natal nos puede ayudar muchísimo. Por ejemplo, en la India, las familias iban a consultar al astrólogo para informarse sobre la compatibilidad o no de los posibles matrimonios, y en función de lo que dijera se tomaba una decisión u otra. Era una costumbre muy respetada. En la carta natal astrológica existen infinitas probabilidades de información y una de ellas apunta a lo que nos complementa como personas, a lo que nos hace sentirnos completos y por tanto independientes y autosuficientes. Esa complementariedad la mayoría de las veces está proyectada en el ámbito de la pareja y es ahí, donde la utilidad de la carta se manifiesta, ya que evidencia de forma clara y precisa las razones de la atracción que sentimos hacia determinadas personas y parejas y lo que está implicado en las vivencias que tendremos que vivir con ellas.

¿Dónde la podemos encontrar?
Apuntar que el fin de semana del 21 al 23 de Noviembre impartiré un taller vivencial en el centro Lalita, situado en la localidad de Acebo. Para poder asistir es necesario enviar los datos de nacimiento, fecha, hora y lugar para poder hacer la carta natal. EL teléfono de contacto es el 680321410. También en el centro de yoga Shanti, de Salamanca se imparten talleres mensuales de astrología.



Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Hola quisiera saber si alguna vez un acuario nacido el 08.02.1996 se pudiera llegar a enamorar de una geminis nacida el 10.06.1996 el no me quiere pero llevo enamorada 5 años de el fue amor a primera vista

Deja un comentario

Botón volver arriba