Jesús Málaga

El agua en los barrios de la margen izquierda

JESÚS MÁLAGA: ‘Desde el balcón de la Plaza Mayor’ (Memorias de un alcalde)

En 1982 el consumo medio diario de agua en Salamanca ciudad era de 50.200 metros cúbicos. Para su tratamiento se empleaban medio millón de kilos de sulfato de alúmina, 62.000 kilos de cloro y 275.000 kilos de cal. La energía eléctrica consumida era de 6 millones de kilovatios.

Como la felicidad no existe en la casa del pobre, cuando creíamos que teníamos solucionado el problema del agua, y así era en la margen derecha, comenzó a empeorar el abastecimiento en la izquierda. Los barrios de San José, La Vega, Arrabal, Chamberí. Alambres y Tejares no tenían suficiente agua con la que se depuraba en Carbajosa. En verano bajaba la presión y había horas en las que los barrios más lejanos y los pisos más altos se quedaban sin agua.

La margen izquierda captaba el agua en el canal de Villagonzalo, directamente del río Tormes. Una vez depurada el agua era trasladada al depósito de la Pinilla que tenía capacidad suficiente.

El Ayuntamiento de Salamanca y el MOPU firmaron un convenio donde se contemplaba la construcción de una nueva clarificadora, la conclusión de la depuradora de aguas residuales que estaba en construcción, una nueva toma de aguas en La Flecha y el tratamiento, consolidación y limpieza de las márgenes del río. Además, se fijaba el compromiso de la construcción de la Ronda Exterior, el arreglo de varios tramos de carretera nacionales a su paso por la ciudad y la rehabilitación de la zona histórica.

La nueva clarificadora abastecería a las dos márgenes de río aportando a la red más de mil litros por segundo. El convenio contemplaba la limpieza, el dragado y la eliminación de la materia orgánica acumulada que producía contaminación de las aguas por debajo de la ciudad. Para tratar de este tema, el ministro de Obras Públicas, Javier Sáenz de Cosculluela, recibió una comisión de la Corporación municipal formada por el alcalde, Agustín Muñoz Cidad y Manuel Campo. Fuimos acompañados por Ciriaco de Vicente.

La nueva clarificadora de la Aldehuela estaba dotada de todas las modernidades: equipos de dosificación de reactivos para tratar el agua con sulfato de alúmina líquido en vez del sólido que se empleaba hasta entonces, y polielectrolitos. Con este nuevo tratamiento del agua se eliminaban mejor los residuos producidos en el proceso de decantación.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba